Estafadores | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
S谩b Oct 21 2017
22ºC
Actualizado 06:34 pm

Estafadores | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-11-19 05:00:00

Estafadores

Hay muchas maneras de apropiarse de lo ajeno, pero sin duda la m谩s espectacular ha sido la que en la actualidad estamos viendo con el nombre de las pir谩mides, en la que miles de personas ingenuas con la ilusi贸n del dinero f谩cil han ca铆do en la trampa. El carterista es el que se vale de su habilidad manual para cometer el il铆cito.
Estafadores

El raponero es un ladr贸n furtivo, a veces violento. El pillo o brib贸n, el que enga帽a por la cantidad o calidad de lo que vende. En cambio, el estafador es m谩s sofisticado, requiere especiales dotes de inteligencia, persuaci贸n, presencia de esp铆ritu, astucia y hasta conocimientos de psicolog铆a que le permiten llevar a cabo el il铆cito sin ser capturado.

Esto nos hace recordar que all谩 por los a帽os 20 hubo en M谩laga un personaje que despu茅s de una permanencia en el pueblo de m谩s de un a帽o de vida ociosa y parrandera, y con los bolsillos repletos de dinero, desapareci贸 sin dejar huella. Era un antioque帽o aficionado al aguardiente y a la guitarra, quien generosamente atend铆a a los campesinos en una trastienda y pagaba con billetes nuevos. En voz baja les comentaba: 茅ste lo fabriqu茅 anoche.

Los ambiciosos y poco escrupulosos quedaban intrigados y deseosos de participar en tan lucrativo negocio. Cuando consideraba que el candidato estaba maduro, lo llevaba a su casa para mostrarle una ingeniosa m谩quina con se帽ales luminosas, dep贸sitos de tintas de diversos colores que dejaban escapar olores de productos qu铆micos. Pon铆a un papel blanco, le daba vueltas a una manivela y despu茅s de alg煤n tiempo sal铆a el papel impreso, lo met铆a en otra m谩quina para fijarlo y con gran misterio sacaba de un cofre de seguridad un frasquito que llamaba 聯el amargo sulfuroso聰, derramaba un par de gotas en un orificio, y despu茅s de una explicaci贸n sobre este costoso elemento que era la clave para el 茅xito del proceso, volv铆a a poner el billete en la impresora para terminarlo y se lo regalaba para que lo gastara.

Ven铆a la propuesta: el 聯amargo sulfuroso聰 se me est谩 agotando, le dec铆a: si usted quiere podemos importar un frasquito a nombre suyo, vale solamente cinco mil pesos y podremos fabricar cincuenta mil para repartirlos entre los dos, pero advert铆a que esta importaci贸n se demoraba varios meses. El campesino vend铆a cuanto pod铆a para entregar la cuota, pero el producto nunca llegaba y las v铆ctimas no lo denunciaban por considerarse c贸mplices de un delito.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad