Publicidad
Publicidad
Mar Sep 27 2016
23ºC
Actualizado 03:43 pm

Constructores de pir√°mides | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-11-19 05:00:00

Constructores de pir√°mides

Como  los faraones, muchos compatriotas han cavado para ellos una oscura tumba en alguna pirámide.
Constructores de pir√°mides

¬ďTodo el mundo desea el dinero. Nadie lo entiende. El dinero es el gran tab√ļ y la gente no habla de √©l. Y eso es lo que lleva a monstruosidades como la de las hipotecas basura. Qu√≠teles la avaricia y las falsas representaciones financieras, y usted encuentra que la ra√≠z de esta crisis est√° en un enorme analfabetismo financiero¬Ē, dice John Bryant, vicepresidente del Consejo Presidencial de Estados Unidos por la Alfabetizaci√≥n Financiera, creado en enero de este a√Īo (muy tarde, como siempre ocurre en estos casos).

El analfabetismo financiero florece en todas partes. La ignorancia se revela en mayor o menor grado a√ļn en medio de las m√°s sofisticadas instituciones mercantiles. Quiz√°s el caso m√°s famoso de las pir√°mides financieras es el de Albania, en 1996-97. Las consecuencias pol√≠ticas, sociales y de orden p√ļblico en esa naci√≥n fueron realmente graves.

Es alta la dosis colombiana de ignorancia; las alternativas financieras formales son pobres y mucha gente está dispuesta a creer que los rendimientos de fantasía de tales inversiones hasta un día antes del colapso, son resultado de la genialidad de los operadores del negocio.

M√°s all√° de lo financiero, el bien p√ļblico que debe preservar el Estado es el de la confianza de la gente en su tejido regulatorio y supervisor. Cuando el tama√Īo de la pir√°mide llega a su l√≠mite (el caso alban√©s indica que ese l√≠mite puede ser muy lejano)¬† los ojos de la ciudadan√≠a involucrada se vuelven hacia el gobierno para exigirle protecci√≥n, compensaci√≥n y explicaciones por su falta de diligencia. La gran demora del gobierno en caerle a la man√≠a de las pir√°mides colombianas realmente atenta contra esa confianza fundamental. ¬†

La lentitud, sin duda, ha sido el elemento dominante. Eso, de verdad, no tiene perdón político posible.

El com√ļn denominador de esta tragedia es que la gente no tiene el conocimiento que le permita discernir la falta de sostenibilidad de los esquemas de pir√°mide. Sum√©mosle la avaricia de los inversionistas y la capacidad de enga√Īo de los promotores, y encontraremos la f√≥rmula. La gran falla del Estado ha sido no impedir que la estafa llegara tan lejos.¬†

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad