Zaperoco | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Mar Oct 24 2017
20ºC
Actualizado 09:56 pm

Zaperoco | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-11-20 05:00:00

Zaperoco

Cita. Cae guerrilla autora de varios atentados (…) identificada la guerrilla de las Farc capturada (…) conocida al interior del grupo subversivo (31/10/08 Nacional).
Zaperoco

Comentario. Los golpes dados a las FARC (las siglas se escriben con mayúsculas) hacen cacarear la caída de una ‘guerrilla’, en vez de una ‘guerrillera’. O será que lo dicen de manera coloquial (cayó un “guerrillo”); pero eso no les queda bien, señores de Colprensa. Y, por favor, despéguense de la moda errada de usar “al interior” en vez de ‘en’ o ‘dentro’.
***
Cita. Se reunieron, por segunda vez en menos de un mes, al medio día de ayer (31/10/08 Política).
Comentario. Lo dicho; estos de Colprensa andan bien confundidos. Resulta que están confundiendo ‘medio día’, que es la mitad de un día (al comenzar o al terminar), con ‘mediodía’, el momento en que está el sol más alto, alrededor de las doce de la mañana.
***
Cita. Una bodega de químicos (…) para evitar que los dueños de lo ajeno hicieran de las suyas (07/11/08 Judicial).
Comentario. La palabra ‘químico’ es un adjetivo, y por tanto no debe usarse sola. Así como en la universidad es común el yerro de llamar ‘previo’ y ‘parcial’ a un examen, es frecuente también que se hable de ‘químico’, en vez de ‘sustancia química’. La única opción de ‘químico’ como sustantivo se refiere a “persona que profesa la química o tiene en ella especiales conocimientos”. Lo otro, mi querido Fulis, es que si los fulanos son “los dueños de lo ajeno”, pues no hay algo que se les pueda reprochar; ¿sí me entiendes?
***
Cita. La artista obtuvo en el año de 1951 el segundo premio nacional de pintura femenina, otorgado por la Academia Nacional de Bellas Artes y el Museo Nacional de Colombia (incluir foto del certificado) (08/11/08 Cultural).
Comentario. Con tantas ganas que le tenemos, querido profesor, y usted nada que se dejaba caer por estos lados. Conociéndolo como lo conocemos, suponemos que su sarta de errores tiene que ver con enredos en la entrega de la última revisión, pero eso no lo exime de su responsabilidad. Lo más curioso del cuento es que, habiendo quedado impreso lo que está entre paréntesis, no se incluyó en el texto el tal certificado. Sin duda, en nuestro oficio todos erramos y no hay quien se salve.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad