La misma marrana… | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Lun Oct 23 2017
24ºC
Actualizado 03:49 pm

La misma marrana… | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-11-21 01:08:40

La misma marrana…

Así tituló ayer Argón su simpática caricatura evidenciando un problema que padecemos los colombianos con la aquiescencia de nuestra arbitraria legislación económica. El sistema bancario colombiano no es más que otra pirámide pero truncada, que generó el año pasado utilidades por ocho billones de pesos para un grupúsculo que conforma la élite económica del país.
La misma marrana…

En esta pirámide, por ser la única legal, los colombianos están obligados a invertir sus dineros para que les devuelvan  rendimientos que no alcanzan a cubrir la inflación y sus necesidades, y en consecuencia, cada año tienen menos a su haber mientras la élite tiene muchísimo más en sus alforjas.

Es bueno pregonarlo, porque además, concurrir a un banco a entregarle nuestro dinero porque no hay alternativa diferente, para que con él genere cuantiosas utilidades y donde se nos cobra hasta el saludo, se ha convertido en un gran favor que nos hacen y para recibirlo, debemos someternos a toda clase de exigencias, atropellos, abusos, humillaciones y vejámenes.

Son algunas características de las pirámides legales, comportamiento que ha propiciado el nacimiento y crecimiento de las ilegales, donde se explota la necesidad de los que no tienen, la ambición de los que algo tienen y la avaricia de los que lo tienen todo. De contera, el accionar de nuestra justicia paquidérmica y venal, a donde concurrir para lograr la devolución de algún dinero legalmente habido y prestado, es generar un viacrucis donde se toman más de doce años tan flamantes jueces y juzgados para resolver.

Para algo sirven las tortuosidades, achaques y vericuetos que la justicia se inventó, protegiendo a los pícaros. Las pirámides ilegales, que son el sida de la economía de los pobres, las aceptan estos porque son los estertores de quienes, ahorcados por el sistema legal, buscan con sus últimos alientos abrazarse a la tabla de salvación que miserablemente los pícaros le arrojan para ofrecer ayuda a quien se ha lanzado sin saber nadar a los furiosos torrentes mortales del negocio financiero.  

“La misma marrana pero con distinto lazo” es el título completo de tan sugestiva caricatura.

Escritor  Ito

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad