Publicidad
Lun Abr 24 2017
22ºC
Actualizado 06:07 pm

De las pirámides, la quiebra | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-11-23 05:00:00

De las pirámides, la quiebra

Hace dos semanas el país, especialmente en algunas poblaciones del sur, amaneció conmocionado luego de que algunas “pirámides” comenzaran a desaparecer y dejar sin su dinero a decenas de clientes.
De las pirámides, la quiebra

Hubo un efecto dominó. Comenzaron a cerrar algunas pequeñas, luego otras más grandes como DRFE y quienes habían puesto su dinero y esperanzas en dinero fácil allí, vieron derrumbados sus sueños y se generaron fuertes disturbios.

El Gobierno tomó medidas y amparado en el artículo 215 de la Constitución Nacional decretó la emergencia social, que es un estado mediante el cual puede tomar decisiones para controlar la problemática y retornar a la calma.

Con la declaratoria el Gobierno quedó facultado para dictar decretos que tienen fuerza de la Ley, destinados a conjurar las causas por las que se decretó ese estado de emergencia.

Pero las consecuencias de todo esto no han sido sólo sociales. Según cálculos del Ministerio de Hacienda y Crédito Público, las captadoras ilegales tendrían en su manos hasta dos billones de pesos de los colombianos, dinero que se cree, no se recuperará totalmente y serán muchos quienes pasen una “negra navidad” debido a que perdieron todos sus ahorros en manos de este tipo de negocios.

Efectivamente el ex ministro Juan Camilo Restrepo asegura que poco podrá salvarse y muchos tendrán que resignarse a ver perdido su dinero. “Se habla de que la cifra de dinero captado a través de pirámides está por el orden de los 2 billones de pesos y en el mejor de los casos se podrá recuperar un 10 por ciento del total. Lo cierto es que el estrago que causaron ya no se puede reversar”, agrega Restrepo.

Consecuencias devastadoras

Para Andrés Mejía Vergnaud, del Instituto Libertad y Progreso, el hecho de que miles de familias hayan comprometido en alto grado su patrimonio, y además adquirido deuda, hace pensar que las consecuencias socioeconómicas serán devastadoras.

“Miles de familias podrían quedar en la más absoluta quiebra. Esto, además, puede ocurrir en tiempos de desaceleración económica, lo cual hará que no sea fácil salir de la ruina mediante la búsqueda de empleo. Mucho nos hemos tranquilizado al saber que nuestra economía está en condiciones más o menos buenas para afrontar la crisis mundial, pero tal vez hemos olvidado este fenómeno, por ser tan difícil de cuantificar y por hallarse en las márgenes de la economía regular”, explicó.

Liliana Rojas, jefe de Investigaciones Económicas de Visión de Valores S.A., dijo que los impactos sobre la economía del país luego del desplome de este “negocio mágico” pueden ser dos: “Por un lado, el gasto de los consumidores se va a desacelerar, sobre todo el de los municipios y departamentos que acogieron este esquema como la mejor manera de hacer dinero fácil; y por otro lado, la pérdida de confianza de los agentes en el sistema financiero podría desvirtuar el significado de ahorro e inversión”.

Para el analista Luis Jorge Garay, el consumo sufrirá una fuerte estocada a raíz de la caída de las pirámides: “El fenómeno afectará a unos 500.000 hogares colombianos, la mayoría de clase media. Esto implica la pérdida de la capacidad de ahorro y una sustancial disminución en la capacidad de consumo”, dijo.
Antonio Hernández Gamarra aseguró que aunque efectivamente la cifra de pérdidas sí parece enorme, el impacto no será tan general sino más bien individual. “Las economías de Putumayo y Nariño sí serán fuertemente impactadas, pero no creo que, por más grande que sea la magnitud de las cifras de que se ha hablado, tengan un impacto, desde el punto de vista agregado, que sea significativo”, dijo Hernández.

Ricardo Bonilla, de la Universidad Nacional, dijo que luego de este “descalabro de la pirámides”, sólo quedará pobreza. “Con esto se va a empobrecer a la clase media colombiana. Mucha gente le apostó todos sus ahorros al espejismo que dejaban estos negocios y hoy quedan, no sólo sin dinero, sino con una gran deuda. Las consecuencias para la sociedad van a ser funestas”.

“Parte de este fenómeno de las pirámides hacía que los dos millones de tumbados tuvieran un efecto riqueza que promovía el consumo. Al quedar sin ingresos, este motor del país se queda sin fuerza. Por eso el gobierno sale rápidamente a decir que ellos van a responder, porque lo que menos les interesa es que se queden si el poco empuje de crecimiento” dijeron por su parte analistas de la BVC.

Agregaron además que el interés de algunos sectores porque se disminuyan las tasas basándose en el argumento de las pirámides, no tiene fundamento. “Ninguna decisión del Emisor tendrá un efecto sobre los inversionistas de las llamadas pirámides, ya que ellos buscaban retornos más altos por sus recursos y una decisión del banco sólo les ofrecerá mejores tasas de préstamo, pero no ayudará a mejorar sus ahorros”.

Según el ex ministro Rudolf Hommes, efectivamente habrá consecuencias, pero más por el lado de las soluciones que del desplome de ese tipo de actividades.
“En el sector industrial, la inversión se ha frenado por efectos de la demanda interna y externa y por la desconfianza que ha inducido la crisis de las pirámides. Los empresarios, en general, temen que el Gobierno la emprenda contra el sector financiero y que acuda a soluciones de corte populista, como las que ya han dejado entrever el Ministro de Agricultura y el mismo Presidente.

 

Esto puede convertirse en un impedimento para llevar a cabo inversión necesaria en infraestructura. Si a las caídas de la demanda, la financiación, los precios y la confianza se suma la percepción de que el Gobierno no sabe manejar las cosas cuando no le salen como quiere, la caída de la inversión y la salida de capitales pueden acabar con el poco impulso que tiene la economía”, dijo.

¿CÓMO FUNCIONABAN?

La Corporación Superservi, cuya actividad captadora de dinero fue suspendida recientemente por la Superfinanciera, era una pirámide.

Funcionaba en Santa Marta, Barranquilla, Cúcuta, Bucaramanga, Barrancabermeja, San Gil, Armenia, Pereira, Manizales, Duitama, Sogamoso, entre otras ciudades.
Había captado del público cerca de 15 mil millones de pesos desde 2005.

Su funcionamiento era el siguiente: Los clientes pagaban 15 mil por inscripción y debían vincular a otras siete personas, que a su vez debían hacer lo mismo. Al hacer este trámite, se comprometían a pagar 60 mil pesos de ganancia en los primeros dos meses, y luego al año, otros 380 mil pesos, pero debían “ganar puntos” adquiriendo artículos vendidos por esa empresa.

Qué es emergencia social

La declaratoria debe ser firmada por todos los ministros del gabinete y ser revisada por la Corte Constitucional al día siguiente de su expedición para que decida sobre su constitucionalidad.

En la constitución se establecen tres estados de emergencia: económica, social y ecológica. Los dos primeros están contemplados en la Carta Magna desde mayo de 1968, el último desde 1991.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad