Publicidad
Mié Ago 23 2017
26ºC
Actualizado 03:55 pm

En vacaciones, ojo con los videojuegos | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-11-24 05:00:00

En vacaciones, ojo con los videojuegos

Es común conocer niños y jóvenes que por estos días se sienten aburridos porque no tienen nada entretenido para hacer, pues sus padres carecen del dinero para vincularlos a programas vacacionales, deportivos o a cualquier otra alternativa de entretenimiento. Además, a veces papá y mamá, prefieren que sus hijos se queden en casa, “mirando para el techo”, antes de que se expongan a los peligros de la calle.
En vacaciones, ojo con los videojuegos

Situaciones como las mencionadas son las que llevan a muchos padres a acercar a sus hijos a los videojuegos, pues además de brindarles la posibilidad de vigilarlos permanente, los menores se divierten sin hacer ruido.

Frente a estos casos, profesionales y expertos destacan que si bien los juegos de video que la niñez y la juventud disfrutan frente a la pantalla del televisor o del computador, traen unos efectos positivos; es necesario mantener el control.

No estimule el uso excesivo. También reconozca a tiempo las señales que pueden indicarle que su hijo es un adicto a estas alternativas de diversión.

Una opción entre muchas

Seres espaciales, figuras extrañas, competencias y diversas historias hacen parte de la lista de temáticas que identifican a los videojuegos, una alternativa muy aclamada por niños y jóvenes, y frente a la que padres de familia tienen diversas posiciones: positivas y negativas.
El psicólogo, Juan Gabriel Sánchez Cabra, aclara que los juegos de video son positivos y negativos de acuerdo con el uso que los menores les den y el control que los adultos ejerzan.

Entre las bondades de estos juegos, el profesional dice que posibilita el desarrollo de destrezas y habilidades motoras, de resolución de problemas, de conflictos y encontrar salidas a encrucijadas pues requieren de concentración, análisis y pensamiento rápido.
Sin embargo, los videojuegos son negativos cuando están relacionados con violencia. Por eso los padres deben supervisar el tipo de juegos que sus hijos buscan y el tiempo que duran frente a la pantalla.

“Las consecuencias de no hacer regulación es que el menor comience a presentar alteraciones en sus estados emocionales o llegar a confundirse entre lo que es fantasía y realidad. Incluso, entre las consecuencias más extremas, están los que matan”, dice Juan Gabriel.

En agosto de este año, la prensa conoció el caso de un joven tailandés de 18 años, estudiante universitario, quien apuñaló y asesinó a un taxista. Esto, por imitar el videojuego con el que él mismo reconoció que estaba obsesionado.

De igual forma en diciembre de 2007, en Estados Unidos, una niña de 7 años fue asesinada por sus dos medios hermanos, uno de 17 años y el otro de 16. Ellos simularon con la menor una de las escenas de un juego de video.

Entre las consecuencias menos traumáticas, el psicólogo Juan Gabriel Sánchez reconoce que en los niños y jóvenes pueden darse alteraciones en su estado de ánimo, coman y duerman menos por  jugar, y no se relacionen con los demás.

Profesionales y expertos indican que los más vulnerables pueden ser aquellos que no tienen una identidad consolidada, viven solos e introvertidos, presentan frustraciones, baja autoestima, entre otros aspectos.  

Pero si existe control y supervisión de los padres esto no va a pasar. Al contrario, los mismos videojuegos servirán para que los menores se relacionen con más personas, jueguen entre amigos y superen dificultades de manera positiva.   

lo malo

De acuerdo con el psicólogo Rogerio Saavedra, los videojuegos tienen un alto poder adictivo, provocando que para los menores sea difícil dejar de utilizarlos, incluso, cuando tenga la obligación de cumplir con otros compromisos.

“Una actividad como esta hace que los niños y jóvenes permanezcan encerrados y solos. Los casos extremos son los menores que roban para tener dinero para jugar, aunque no todos son susceptibles de volverse adictos”, dice el psicólogo.

¿Por qué se da?

La adicción a los videojuegos entre 0 y 12 años de edad puede ser una forma de llamar la atención de sus padres, pues los adultos hacen otras cosas y no los atienden, creando así un vacío emocional en sus hijos. Después de los 12 años, puede ser una estrategia del adolescente para refugiarse y aislarse de algo. También es probable que la adicción sea el reflejo de una adicción de los padres.

Así lo reconoce la psicóloga Maritza Gabriela Otero Corrales, especialista en programación neurolingüística y neuropsicología, quien destaca que el primer problema está en que los padres no tienen el tiempo para compartir con sus hijos porque están trabajando.  “Si está pensando en darle un videojuego a su hijo es mejor que no lo haga si no va a tener el tiempo y la disponibilidad para acompañarlo y enseñarle que todo tiene un límite”.

LISTA
Tenga en cuenta

Las siguientes son algunas señales a las que el psicólogo Juan Gabriel Sánchez recomienda prestar atención, pues pueden ser las alarmas de una posible y futura adicción de sus hijos a los videojuegos:

1. Sus temas de conversación sean sólo de videojuegos.
2. Cambie sus hábitos normales (comer y dormir) por jugar. No es recomendable que estos juegos estén en la habitación del menor.
3. No prefiera otro espacio de juego y entretenimiento diferente a los videojuegos.
4. Jugar más de cuatro horas diarias. Lo ideal es que sean máximo dos horas diarias pero distribuidas en dos jornadas. Una hora en la mañana y otra en la tarde, alternadas con otras actividades recreativas.

Los contenidos sugeridos de los juegos de video, para los niños y jóvenes, es que no tengan violencia, a menos que esa violencia enseñe algo. Tal es el caso de los videojuegos de batallas históricas con las que los menores sí aprenden algo.
Otros juegos recomendables son los de armar objetos nuevos, carreras, y juegos como tal con los que se desarrollan habilidades mentales, afirma el psicólogo, Juan Gabriel Sánchez.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad