El verdadero juicio a un soldado | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-11-26 05:00:00

El verdadero juicio a un soldado

Un amigo me remiti√≥ por Internet este pensamiento. Me llam√≥ la atenci√≥n su contenido, adem√°s oportuno, y por lo tanto quiero compartirlo con ustedes:¬ďEl Soldado se puso de pie y qued√≥ delante de Dios, listo para la √ļltima inspecci√≥n, present√°ndose con sus armas, la hebilla del cinto, sus distintivos de metal y sus insignias impecables.
El verdadero juicio a un soldado

Dijo Dios:

-¬°Un paso al frente, soldado! ¬ŅC√≥mo deber√© juzgarte? ¬ŅFuiste fiel a la Iglesia? ¬ŅDiste tu otra mejilla?
El Soldado, cabizbajo, responde: -¬°No, Se√Īor! Quienes portamos uniforme no siempre podemos. La mayor√≠a de los domingos cumpl√≠a alguna obligaci√≥n del servicio y no iba a la iglesia. He hablado de modo impuro y muchas, muchas veces fui violento. ¬°Entienda Se√Īor, mi mundo es muy duro! Nunca tom√© nada ajeno que por derecho no fuese m√≠o. Y cuando m√°s y mejor cumpl√≠a con mi deber, m√°s me alejaba de mi familia. Se√Īor, llor√© por muchas cosas, por problemas que no eran m√≠os, por camaradas que conoc√≠a y tambi√©n por impotencia y dolor.

Siempre quise un mundo sin guerra ni combates ¬Ö ¬°porque s√© lo que son! Comet√≠ errores y s√© bien que muchos jam√°s me quisieron tener cerca ¬°salvo cuando sufr√≠an alg√ļn problema y yo, incondicionalmente, me presentaba para ayudarlos! Si hubiera un lugar para m√≠, lo agradezco. Lujo no preciso. Y en caso de que no haya¬Ö ¬°sabr√© entender, Se√Īor! Pero cualquiera sea su decisi√≥n, pido que vigile con cari√Īo y cuidado a aquellos que dej√© all√°, pues yo ya no los podr√© proteger.

Un silencio absoluto se hizo alrededor del trono rodeado por los √Āngeles. El Soldado, postrado, espera la orden del Se√Īor. Tu cuerpo me sirvi√≥ con alma y coraz√≥n. Has cumplido con lo que Mi Hijo dijo: ¬ď¬°No hay amor m√°s grande que el de aqu√©l que da la vida por su pr√≥jimo!¬Ē ¬°Fuiste escudo para ese pr√≥jimo! ¬°Viviste en pro de la vida! Ve y anda en paz por Mi Reino! El Infierno fue tu misi√≥n ... y la has cumplido!¬Ē.

El sacrificio de tantos no puede ser enlodado por los errores de unos pocos.

Coda. Cuando un amigo se va, deja un espacio vac√≠o, dice la canci√≥n; nada m√°s cierto. Por eso debo lamentar la temprana muerte de quien fue mi amigo y compa√Īero de juventud: Alfonso G√≥mez Calvete. Para sus dos Rositas, madre y hermana; para su esposa Amanda y su hijo Diego Alfonso, esposa y nieta, mi afectuoso abrazo de condolencia.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad