Grímpolas | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Jue Dic 14 2017
20ºC
Actualizado 08:51 am

Grímpolas | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-11-28 05:00:00

Grímpolas

Edición pasada de “El Tiempo” de Bogotá celebró el “día del telegrafista”, según Larousse, experto en transmitir mensajes a larga distancia, mediante los impulsos eléctricos que circulan por hilo metálico. El sistema fue inventado por Samuel Morse, físico norteamericano (1791-1872) y el alfabeto de puntos, espacios y rayas lleva su apellido. Sustituido el procedimiento por el inalámbrico de ondas, sólo queda su historia y el reconocimiento de cuántos beneficios prestó a la humanidad.
Grímpolas

En la satisfactoria condición de “hijo de telegrafista”, la publicación aludida me ha devuelto a los principios de la vida, cuando en propia casa oía y accionaba los aparatos manuales de pilas que mi padre instalaba para que los hijos aprendiéramos, por lo que pudiera suceder. Él desempeñó sus iniciales obligaciones telegráficas a principios del siglo pasado en Cácota de Velasco, Labranzagrande, Tunja y Pamplona. A partir de 1930 alternó lustros como Jefe de las Oficinas Telegráficas de Cúcuta, Neiva, Santa Marta y Bucaramanga, finalizando en la Visitaduría General de Correos y Telégrafos.

Aquí, en la capital santandereana, estrenó el bello edificio ubicado en la carrera 10, hoy 15, con calle 5a., hoy 35, compartido con la Administración de Hacienda y la Oficina de Correos. Poco después la edificación fue demolida para dar paso a la moderna calle 36.

Imagínense cuántos telegramas dejaron historia en todos los sentidos, porque eran el único medio de comunicación oficial y particular con aquel milagroso alfabeto, frente al que se abría la boca cuando se formaban las palabras con los sonidos de “A” , punto-raya; “B”, raya-tres puntos; “C” dos puntos, espacio , punto, etc.etc.

Entre los mensajes importantes se recuerda el del General Ramón González Valencia, fechado en Pamplona el 4 de noviembre de 1902, para el General Juan B. Tovar, a quien el Ministro José Joaquín Casas dirigió la orden de que procediera a juzgar y fusilar al General Rafael Uribe Uribe. Tovar compartió el patriótico sentimiento de González Valencia de proteger la vida de Uribe y se abstuvo de cumplir el mandato superior.

De los contradictorios, el del Inspector de Estadística de Wilches para el Jefe de la misma en Bucaramanga, respondiendo la orden de informar cuántas casas de lenocinio existían en el Puerto. “Aquí no hay casas de lenocinio. Aquí todas son de paja”, contestó.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad