¿Cerebros fugados, o simplemente ausentes? | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-11-29 05:00:00

¿Cerebros fugados, o simplemente ausentes?

Alguien lo expresó inadecuadamente, y se ha pegado como chicle al zapato, eso de “cerebros fugados”, para aludir a investigadores y promotores de empresas que hallaron buenas oportunidades fuera del país. Son raros los que han obrado para desechar oportunidades en Colombia, la mayor parte no las hallaron.
¿Cerebros fugados, o simplemente ausentes?

Existen organizaciones encargadas de procurar su regreso; cabe preguntar:¿obran adecuadamente? Regresar es difícil cuando se han perdido conexiones en Colombia y la fortuna brilla en otros lugares. Lamentable es que quienes pudieran trabajar y servir bien aquí, tengan que hacerlo fuera. Numerosos países conocen el mismo problema, y propenden al regreso de connacionales; remuneran bien el ansiado regreso otorgando gastos de viaje, de instalación y contratos atractivos. Aquí lo hacemos a medias, y esto desestimula los candidatos.

Si no disponemos de un censo actualizado de ausentes, bueno fuese realizarlo. Hay gobiernos que realizan actividades para saber de los compatriotas radicados en suelo extraño, atenderlos, y hacer conexiones de provecho a ellos y para el país, dado que el ideal es que el nacional trabaje y participe en el progreso de su tierra. Deben crearse bolsas dedicadas a financiar el regreso de las personas útiles, facilitándoles vivienda y trabajo, mediante contratos llamativos, para que podamos tener en lo futuro verdaderos campos de excelencia. Bien conocemos algunos positivos regresos de gentes diversas, profesores, inversionistas, empresarios, cuyas tareas son encomiables. Hablamos de los talentos ausentes, pero mejor fuera que no tuviesen que ausentarse.

 Hay casos de útiles compatriotas que han huido de situaciones penosas, y hemos de meditar en el daño grave que con ello se ha causado a todo el pueblo. Muchos han huido de secuestros, esquilmaciones que expulsan a gentes buenas; necesitamos una cultura de preferir al colombiano, y lo colombiano que surge de las buenas aplicaciones de ciencia y virtud. Colombia ha cambiado mucho y restablecer la conexión del ausente con nuestras realidades actuales ha de ser lo primero. Nuestras oficinas en el exterior frecuentemente no se ocupan de estas cuestiones, que son pertinentes, dado que la cultura de preferir lo colombiano terminará ablandando, y aún convenciendo a los malos compatriotas que asumen posiciones hostiles hacia sus connacionales.

Bueno sería establecer una fiscalidad de gracia para quienes regresen, con exenciones y ventajas. Quienes se han ausentado no regresarán por mero patriotismo, o por nostalgia de su paisaje nativo.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad