¬ďLas bandas armadas son la reedici√≥n de los paramilitares¬Ē | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Lun Dic 18 2017
20ºC
Actualizado 09:20 pm

¬ďLas bandas armadas son la reedici√≥n de los paramilitares¬Ē | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-11-30 05:00:00

¬ďLas bandas armadas son la reedici√≥n de los paramilitares¬Ē

¬ŅCu√°l es la lectura de la captura esta semana de los ex congresistas Luis Alberto Gil, Luis Alfonso Ria√Īo y Jos√© Manuel Herrera,¬† de Convergencia Ciudadana, por presuntos pactos pol√≠ticos con los ¬Ďparas¬í?
¬ďLas bandas armadas son la reedici√≥n de los paramilitares¬Ē

L.V.: Antes se pens√≥ que la parapol√≠tica era un fen√≥meno de coste√Īos. Y lo que se est√° viendo es que la parapol√≠tica ten√≠a otros asientos y muy fuertes, incluso uno de los m√°s fuertes era Santander. Esto es un golpe muy fuerte a la parapol√≠tica en Santander. Es el inicio de la recomposici√≥n del mapa pol√≠tico en Santander y puede favorecer un cambio importante. En las pasadas elecciones locales ya hubo cierto castigo a las irregularidades que hab√≠an venido haciendo. Ahora se avanza con decisiones muy fuertes como autos de detenci√≥n y eso ayudar√° a despejar el panorama pol√≠tico de Santander.

¬ŅCu√°les ser√≠an los efectos inmediatos de estas capturas?
L.V.: Esto crea una inestabilidad. Parte de esa fuerza pol√≠tica (que ahora es se√Īalada por la Justicia)¬† hab√≠a conquistado un poder muy grande, tanto en alcald√≠as como en gobernaciones. Esta se√Īal de la justicia, aunque crea esa inestabilidad inmediata, puede servir para trasformar la pol√≠tica en Santander. Eso no est√° en mora de ocurrir. Hay que esperar a que terminen los procesos judiciales. Por ahora ese es un proceso que est√° en la mitad. Esperamos, tanto de la Corte Suprema de Justicia que ha iniciado estos procesos, como de la Fiscal√≠a, que ha ido m√°s lentamente, que agilicen los procesos.
Nosotros (Corporación Nuevo Arco Iris) hicimos nuestra tarea académica, ahora le toca a la justicia hacer lo que le corresponde para demostrar responsabilidades, cosa que no es fácil porque la justicia en Colombia tiene muchas presiones y a veces no se puede llegar al fondo de las cosas.

¬ŅHa mejorado el clima que se respira en la Corte y la Fiscal√≠a, luego de los fuertes enfrentamientos con el Presidente?
L.V.: La Corte Suprema de Justicia y ahora la misma Fiscal√≠a han recibido ataques muy duros desde el Palacio de Nari√Īo y del mismo Presidente, involucrando figuras muy oscuras como ¬ĎTasmania¬í en un primer momento y despu√©s ¬ĎJob¬í. Yo creo que para la Corte Suprema no es f√°cil, pero ha encontrado un respaldo de los organismos internacionales que vienen a acompa√Īarla como la Corte Penal Internacional y organizaciones¬† de derechos humanos como Human Rights Watch. Ahora hay un clima nuevo, interesante, y es el cambio de gobierno en Estados Unidos. Sin duda alguna, el tema de derechos humanos, de democracia, va a ser mucho m√°s importante y eso influir√° en Colombia. A eso se une el respaldo de la prensa y de la academia, que han dado el debate.

El tema es la democracia
¬ŅLuego del informe anual de HRW, que llam√≥ al Presidente a no obstaculizar las investigaciones por nexos de pol√≠ticos de su entorno, empresarios y miembros de la fuerza p√ļblica con paramilitares, se podr√≠a pensar que hay una nueva mirada de las organizaciones de derechos humanos internacionales al conflicto colombiano?
L.V.: El tema de democracia no era un tema de preocupaci√≥n de las ONGs internacionales, pero empieza a serlo. Ya no se trata √ļnicamente de acumulaci√≥n de violaciones de derechos humanos porque el tema de democracia est√° en el fondo. De hecho, a nosotros, para la investigaci√≥n de parapol√≠tica, nos respald√≥ el gobierno sueco, y aunque ha recibido cartas y ataques del gobierno colombiano, se ha sostenido en respaldarnos. Su cooperaci√≥n es muy diciente.

¬ŅY a nivel interno?
L.V.: Toda la coalici√≥n del gobierno que es la coalici√≥n mayoritaria, que ten√≠a mucho poder en el Congreso, que logr√≥ una reelecci√≥n y le estaba apuntando a otra y est√° apuntando a otra, puede empezar a resquebrajarse y a mostrar fisuras. Hoy, -puede que ma√Īana cambie la situaci√≥n-, le queda muy dif√≠cil al gobierno reaccionar ante los organismos de justicia y a esto se suma que hay un tranc√≥n de crisis. El gobierno tiene que atender muchas crisis juntas como el tema econ√≥mico que est√° muy duro, el tema de las ¬Ďpir√°mides¬í y de los ¬Ďfalsos positivos¬í. Yo tengo la esperanza de que se avance m√°s en justicia, pero tengo tambi√©n la esperanza de que muy pronto se les empiece a cobrar pol√≠ticamente a los involucrados.

La Corporación Arco Iris ha insistido en el tema de las responsabilidades políticas.
L.V.: Es que c√≥mo puede ser que cinco partidos (Colombia Democr√°tica, Colombia Viva, Cambio Radical, Convergencia Ciudadana y Alas Equipo Colombia) que tienen a la mayor√≠a de sus titulares presos o vinculados a la parapol√≠tica, sigan actuando. No se disuelven. No se les pudo aplicar la ¬Ďsilla vac√≠a¬í. Eso es muy grave. Para nosotros es muy importante la responsabilidad judicial, pero mucho m√°s importante es la responsabilidad pol√≠tica. En el proceso 8.000 hubo menos responsabilidad judicial pero el partido Liberal se cay√≥ y no ha podido regresar al poder. Hubo un cobro muy grande de la prensa capitalina y de los sectores de opini√≥n. Pero ahora lo que se respira es que hay cierta condescendencia, y nadie, por ejemplo, le cobra fuerte al Presidente el hecho de no haber apoyado la ¬Ďsilla vac√≠a¬í, que est√© por encima el juego pol√≠tico, la gobernabilidad.

¬ŅSe ha avanzado?
L.V.: Uno pasa del pesimismo al optimismo. ¬ŅSer√° que empez√≥ el fin?, ¬Ņser√° este el principio para establecer responsabilidades pol√≠ticas?, ¬Ņser√° que la sociedad misma empezar√° a atribuir responsabilidades a sus gobernantes? Porque hasta ahora la discusi√≥n la ha dado la academia, algunos organismos de justicia, algunos medios de comunicaci√≥n, la oposici√≥n, pero faltan sectores fundamentales como el empresarial y de aquellos pol√≠ticos (por ejemplo del partido de La U o del partido Conservador), que no tienen nada que ver con los procesos de parapol√≠tica, pero no se han atrevido a tomar distancia.

Y el ciudadano com√ļn y corriente. ¬ŅQu√© tanto ha reaccionado?
L.V.: Muy levemente. En algunas partes sí se han logado cambios. Por ejemplo en Cartagena, Barranquilla y en el departamento del Cesar se han dado cosas interesantes. Muchas veces esos partidos que obtuvieron mayorías en esos departamentos a los que les han pasado la cuenta de cobro, como es el caso de Santander, se han movido a otros y han obtenido mayoría de votos. Asombra que esos cinco partidos presentaron en las pasadas elecciones a 29 mil candidatos y ganaron en muchas partes.
Paralela a esa realidad hay otra muy triste y es que ya en la parte armada, rearmados de los que se habían desmovilizado, disidencias que no estuvieron en el proceso de paz o bandas emergentes, otra vez se han extendido por todo el país. Están en 246 municipios, son 102 grupos con 21 denominaciones diferentes.

Las bandas armadas
¬ŅCu√°l es el panorama actual?
L.V.: Hay dos preocupaciones. Primero, que los partidos de la parapol√≠tica siguen y segundo, que se est√° reactivando todo ese fen√≥meno paramilitar. Y esto coincide con una pasividad muy grande de la fuerza p√ļblica, que est√° empe√Īada y con raz√≥n, y es leg√≠timo, en atacar a las Farc y el ELN, pero otra vez, y sobre todo con las ¬Ď√Āguilas Negras¬í, hay mucha tolerancia.

¬ŅQu√© les ayuda a multiplicarse?
L.V.: Por ejemplo, las ¬Ď√Āguilas Negras¬í tienen unas caracter√≠sticas muy parecidas a los ¬Ďparas¬í anteriores, porque est√°n influyendo en el poder local y amenazando a l√≠deres sociales y pol√≠ticos. El ambiente que m√°s les sirve a ellos es un ambiente de anomia, de desorden social, de irregularidad, de ilegalidad, y no solo atacan a las izquierdas o a proyectos pol√≠ticos distintos. El tema no es de ideolog√≠a sino de √≥rdenes sociales. Necesitan que no haya tejido social, que no haya organizaciones comunitarias con principios, ni¬† l√≠deres religiosos que orienten a las comunidades. Y amenazan a todo el mundo. Esas fueron las caracter√≠sticas de los anteriores grupos paramilitares.

¬ŅSe repite la historia?
L.V.: Tienen tantas identidades, que uno dice: son la reedici√≥n de los paramilitares y van m√°s hacia una tercera generaci√≥n de paramilitares que a ser simples bandas aisladas ligadas al narcotr√°fico. As√≠ eran los paramilitares de Casta√Īo antes de que se agruparan. Hay un peligro muy grande y un llamado de atenci√≥n al Estado para que no cometa los mismos errores del pasado.

¬ŅQu√© se necesita?
L.V.: Un sujeto político que asuma la responsabilidad. Y tiene que surgir de los mismos partidos, de los grandes partidos. Tiene que ser un sujeto purificador de la política, que se ponga en la tarea de sacar la violencia de la política, de deslindarla de las mafias, ese es el esfuerzo que hay que hacer.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad