Publicidad
Publicidad
Dom Dic 4 2016
20ºC
Actualizado 10:13 pm

Qué emoción, encontré un empresario de largo plazo | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-11-30 05:00:00

Qué emoción, encontré un empresario de largo plazo

Llevo ocho a√Īos viajando con frecuencia por la v√≠a Puerto L√≥pez-Puerto Gait√°n, y siempre segu√≠ de cerca y con alg√ļn escepticismo el desarrollo de una plantaci√≥n de pino en la propia altillanura, dadas las condiciones del verano anual de cuatro meses.
Qué emoción, encontré un empresario de largo plazo

Sin embargo, cuando pas√≥ el primer a√Īo y ve√≠a a√ļn en marzo el verde del pino sin que se retrasara el crecimiento, no pude menos que sorprenderme y preguntarme qui√©n ser√≠a el osado que hab√≠a tomado semejante reto. Por ser un desconocedor del desarrollo de las plantaciones madereras, lo √ļnico que¬† apreciaba era la belleza y pujanza de la naturaleza,¬† pensando que si no serv√≠a, al menos el paisaje de la llanura encontraba algo completamente diferente en el horizonte.

En medio de los brincos de una carretera que alcanz√≥ el calificativo de la peor de Colombia¬† y especialmente frente a la plantaci√≥n, me met√≠ en m√°s de un cr√°ter por querer apreciarla detalladamente, dejando en el camino al menos un amortiguador. Mientras busc√°bamos la ayuda por la v√≠a, los √°rboles siguieron creciendo y averig√ľ√© que eran de un se√Īor de Medell√≠n, un se√Īor De La Roche. Mis conocidos no ten√≠an referencias ni sab√≠an de √©l.

En el tiempo mejor√≥ la carretera que para m√≠ es hoy la mejor de Colombia y los primeros pinos cumplieron ocho a√Īos. Hace unos meses tuve una nueva sorpresa cuando vi un gran galp√≥n al lado de las nuevas siembras, ya no s√≥lo de pino sino de eucaliptus y teca y me dijeron que se trataba de la inmunizadora porque se iniciaban ya las primeras entresacas.

Ayer, nuestro asesor para la transformaci√≥n de la porquinaza en un componedor de suelo, me concert√≥ una cita con el due√Īo de la plantaci√≥n que ya ten√≠a doce toneladas diarias de aserr√≠n del primer proceso. Me mostr√≥ con orgullo los lotes de √°rboles y me fue contando la historia de su experiencia. Administrador de empresas de la Eafit de Medell√≠n, al graduarse su padre que ten√≠a experiencia en aserr√≠os, le alquil√≥ uno en Rionegro, Antioquia.

Al poco tiempo se cuestion√≥ por su papel y no quiso ser uno m√°s. Estudi√≥ sobre reforestaci√≥n, se asesor√≥ de quienes pudo, entre ellos Refocosta y despu√©s de experiencias en Antioquia decidi√≥ incursionar en la altillanura. Hoy tiene sembradas m√°s de 1500 hect√°reas de √°rboles y no quiere parar de sembrar, a pesar de las dificultades en el cuidado del cultivo que hoy domina con sus asesores, as√≠ como¬† los costos de la tierra que no se compadecen de las necesidades, sabiendo que s√≥lo a los 8 a√Īos puede entresacar un porcentaje, pues lo grande ser√° a los veinte.

En Jap√≥n veinte a√Īos es mediano plazo, pero en Colombia veinte a√Īos es una eternidad. Un particular que haya pensado en esto, y con √©xito, es una persona que merece el reconocimiento de un pa√≠s por buscar el futuro con tes√≥n y paciencia, con inteligencia, con fe en Colombia. Caracter√≠sticas estas que les faltaron a aquellos compatriotas que ingenuamente cayeron en las garras de DMG y secuaces. Felicitaciones doctor Alberto De La Roche.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad