Los saqueadores de la nación (II) | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-11-30 05:00:00

Los saqueadores de la nación (II)

La costumbre de ¬ďrecompensar¬Ē monetariamente todo servicio p√ļblico o social o el simple cumplimiento del deber, est√° llevando al pa√≠s a cimas insospechadas de inmoralidad y de barbarie. Se paga a los ¬ďsapos¬Ē, como si no fuera un deber denunciar a los delincuentes. En algunos casos tal vez se justifiquen, pero ahora para todo se ofrece ¬ďrecompensa¬Ē. De ah√≠ tantas infamias que se cometen contra inocentes en b√ļsqueda de beneficios. Todo por plata.
Los saqueadores de la nación (II)

Los ¬ďpositivos¬Ē en la fuerza p√ļblica han llevado a hechos atroces, a la mentira, al pisoteo de los derechos humanos...Ahora se busca ¬ďpagar¬Ē a los comuneros. En un tiempo no se pagaba a los Concejales (trabajaban ad honorem) quienes dejaron casi generalizadamente de ser ¬ďhonorables¬Ē desde que se convirtieron en bur√≥cratas oficiales.

Otra de las ramas del poder que se ha politizado y corrompido ha sido la judicial. Han perdido mucha credibilidad desde que perdieron su independencia de los otros poderes. La reforma de la Justicia debería rescatar su independencia de la politiquería.

El caso de las pretensiones de Asonal judicial es un claro ejemplo. Sus reclamos se basan en el desbalance de salarios entre los diversos cargos desde el momento en que los sueldos de los magistrados se igualaron a aquellos de los Congresistas. No hace mucho los Padres de la Patria se subieron sus dietas (sin contar las dem√°s gabelas) a cerca de 22 millones de pesos, lo que creo un desbalance con los sueldos de los otros estratos judiciales. Ahora estos exigen un trato ¬ďequitativo¬Ē con los de arriba. La soluci√≥n justa ser√≠a una nivelaci√≥n por el centro de salarios del poder judicial con el fin de que la ¬ďtorta¬Ē sea repartida equitativamente. Pero el contubernio entre pol√≠ticos y altos magistrados hace imposible su logro dentro de la normatividad vigente.

Los √ļltimos gobiernos han sido muy generosos con tales servidores; el gasto de la justicia (cuya productividad deja mucho qu√© desear) pas√≥ en los √ļltimos 8 a√Īos del 0,53 al 1,3% del PIB; sus emolumentos son muy superiores a los de otros profesionales servidores p√ļblicos como los educadores etc. No se pueden quejar de un trato ¬ďinjusto¬Ē o sea no acorde con sus m√©ritos y con su trabajo, dentro de las capacidades del erario y los sueldos de tantos trabajadores sino de una situaci√≥n de inequidad respecto a sus colegas superiores. Pero....se han contagiado de la de la voracidad burocr√°tica oficial y a ella sacrifican su √©tica y sus valores, pisoteando sus deberes de servidores de la justicia.

Amparados por la defensa de sus afiliados, quienes lideran estos paros muchas, veces lo hacen por ansias de poder y de ascenso en la corte politiquera.

Ejemplos hay a√ļn entre quienes se pregonan de ¬ďizquierda¬Ē y hasta revolucionarios. Uno de ellos, un se√Īor de sombrero hoy aburguesado Padre de la Patria, fue otrora l√≠der de Asonal; otro l√≠der de la Caja Agraria (de los que colaboraron en su quiebra) es hoy representante; conozco tres bur√≥cratas del Magisterio: uno, paisano por cierto, fund√≥ su partido pol√≠tico; otro se instal√≥ hace a√Īos en el Senado; otra es Representante.
Es lamentable; la conciencia de ¬ďservidor p√ļblico¬Ē se ha perdido casi en su totalidad.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad