Publicidad
Publicidad
Dom Dic 4 2016
20ºC
Actualizado 10:13 pm

Luis Guillermo Giraldo Hurtado | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-12-02 01:12:50

Luis Guillermo Giraldo Hurtado

Han vuelto al ruedo el nombre y la figura de Luis Guillermo Giraldo Hurtado.
Luis Guillermo Giraldo Hurtado

Es alguien que tiene un aire lejano a “Largo”, el personaje de la serie de televisión “Los Locos Adams”, pues es alto, de movimientos lentos, voz cansina y hueca, como si tuviera eco. Y punto. Sí, porque su cabeza es cual la de un personaje de “El Correcaminos”, aquella ave del desierto de ojos somnolientos que se posa en la rama de un árbol seco, de nariz curva y cabeza calva, aparentemente distante pero siempre alerta a todo lo que se pueda volver carroña.

Así ha sido Luis Guillermo Giraldo como político. Por eso durante  cerca de 30 años ha formado parte de la Santísima Trinidad de “caciques” electorales de Caldas, junto a Víctor Renán Barco y a Omar Yepez Alzate.

Como congresista activo no descolló como líder pero siempre ha hecho el mandado que regodea al Presidente de turno. No pronunció un discurso memorable, ni hizo debates históricos, no encabezó lucha alguna contra la corrupción, ni fue adalid del saneamiento de las costumbres políticas, pero siempre estuvo en el lugar adecuado, en el momento oportuno y por eso llegó a la presidencia del Congreso.

Fue frentenacionalista cuando ello daba réditos burocráticos; lopista en el gobierno de López Michelsen; turbayista, oportunamente; se acercó a Belisario cuando éste fue Presidente; fue gavirista en la administración del dirigente pereirano; samperista cuando “El Bojote” estuvo en el solio de Bolívar. Después anunció que se retiraba de la política y se pensionó, pero corrió a aceptar la embajada en Méjico cuando Álvaro Uribe se la ofreció. Siempre ha estado en el lugar adecuado, en el instante debido.

Y ahora, para echarle incienso al Presidente, es el motor visible del Referendo. Pero el texto lo hizo a su imagen y semejanza, es decir, de redacción ambigua, difusa y por eso permite  interpretaciones contradictorias. En él todo es así. Logró financiación no clara y recibió aporte en especie (transporte, depósito y vigilancia) de una sociedad del grupo empresarial DMG. En esa propuesta ni el número de la cédula de ciudadanía que puso al pie de su propia firma coincide con la que le expidió la Registraduría.

¿Acaso alguien ha logrado clarificar si participó o no en “El robo de Caldas” hace años? Nadie y ya va un cuarto de siglo. Pero ahí sigue él, cuidando las palabras que usa pero logrando que cada una tenga varias interpretaciones, dándole a cada consonante un trato difuso, usando puntos y comas ambivalentes.

Seguro que esta no será su última actuación. Luego de Álvaro Uribe estará al lado del que siga, listo a recoger la cosecha, con sus ojos somnolientos pero vigilantes.    

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad