El dedo acusador de Mancuso | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Dom Dic 10 2017
21ºC
Actualizado 06:07 pm

El dedo acusador de Mancuso | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-12-03 05:00:00

El dedo acusador de Mancuso

El dedo acusador de Mancuso

Y en tal diligencia judicial levantó su dedo para acusar a personas que en los años 90 del siglo XX y en lo que va corrido del siglo XXI desempeñaron cargos públicos de diverso rango tanto a nivel municipal, como regional y nacional. Desafortunadamente el jefe “para” levantó su dedo cuando estábamos en la batahola de “Las Pirámides”.

 

Eso ahogó el eco de tan graves acusaciones, pero no por ello tales señalamientos pierden dimensión judicial, política e histórica. Lo dicho por el jefe paramilitar o es seriamente investigado por nuestra Justicia, o se volverá una bomba de tiempo que estallará ante Tribunales Internacionales de Justicia y de Derechos Humanos.

El cabecilla paramilitar intervino durante los últimos 20 años en aberrantes hechos de sangre y de violación de Derechos  Fundamentales y del Derecho Internacional Humanitario y por eso, salvo que en los procesos haya abundante prueba que demuestre que lo por él afirmado es producto de su fantasía, el Estado debe fijar su atención en lo que denunció.

Confesiones tales como el que durante varios años destinó mensualmente 700 millones de pesos para pagar su “nómina” de funcionarios de organismos de inteligencia del Estado y de empleados de la Rama Judicial que “ayudaban” en los procesos contra paramilitares, eriza y exige ser investigado hasta la saciedad por nuestros jueces o las víctimas demandarán al Estado ante Tribunales Internacionales, pues estos crímenes tienen hondas repercusiones internacionales.

Que Mancuso haya aceptado que toda la Policía de Tierralta (Córdoba) durante años estuvo a  sueldo de los paramilitares, es acusar a agentes del Estado de ser victimarios e incurrir en abuso del poder del Estado. Eso exige que o bien se dé plena satisfacción a las víctimas o en contra de Colombia se proferirán numerosos fallos judiciales de hondas repercusiones y devastadoras secuelas  internacionales.

Más allá de qué oficiales de alta gradación tuvieron vínculos con las AUC, de sí funcionarios estatales tenían lazos con actores del conflicto interno armado que vivimos (lo que aquí solo volvemos escándalo noticioso de poca duración), lo grave son las implicaciones que a mediano y largo plazo tiene ello.

Mancuso, con tranquilidad pasmosa, narró cómo los jefes paramilitares ordenaban el asesinato de líderes sindicales en la década de los 90 del siglo XX.

Primariamente el país creyó que todo se quedaba así y la dimensión real de tales homicidios la hemos vivido 15 años después cuando las puertas del Congreso de E.U. se cerraron para aprobar el TLC, precisamente por esos crímenes.

Es una obligación del Estado cambiar la lente con que tales hechos se miran o seguiremos siendo parias a nivel Internacional.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad