¬ŅM√°s reyes de burlas en el horizonte? | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-12-04 05:00:00

¬ŅM√°s reyes de burlas en el horizonte?

No se necesita ser ning√ļn soci√≥logo experto o menos a√ļn adivino, para predecir que lamentablemente dos normas expedidas en estos d√≠as, una por el Gobierno Nacional y la otra por la alcald√≠a de Bucaramanga, van a engrosar las filas del ej√©rcito del Rey de Burlas. Ese que agrupa a las directrices que en este pa√≠s nacen con toda la buena intenci√≥n del mundo, pero se mueren por falta de apoyo de las autoridades para hacerlas cumplir.
¬ŅM√°s reyes de burlas en el horizonte?

Se trata para el caso de Bucaramanga, de la reglamentaci√≥n expedida por el municipio para el uso de la p√≥lvora en la temporada decembrina, as√≠ como la resoluci√≥n 1956 expedida por el Ministerio de la Protecci√≥n Social, que proh√≠be fumar en sitios p√ļblicos cerrados. ¬†

Las dos, vale la pena insistir hasta la saciedad, de no ser apoyadas con determinación por la Policía, jamás van a pasar del papel en el que fueron escritas, a mejorar la calidad de vida de la ciudadanía.

Para ilustrar con precisi√≥n el problema, es suficiente con ir cualquier d√≠a al aeropuerto Palonegro que presta sus servicios a Bucaramanga, donde no¬† habr√° necesidad de esperar mucho tiempo antes de que cualquier pasajero, justo debajo de las se√Īales que proh√≠ben fumar, prenda desvergonzadamente un cigarrillo. Y lo peor, ante los ojos complacientes de las autoridades que no le pondr√°n objeci√≥n alguna.

Caso similar ocurre con la pólvora. Y es que a pesar de que todos los diciembres incluido el presente, se prohíbe el uso de la pólvora blanca o explosiva, no deja de tronar en las calles absolutamente todos los días, con un incremento en los voladores, totes, martinicas y todo tipo de objetos supuestamente vetados por la ley el 24 y 31 de diciembre, sin que la Policía haga absolutamente nada por sancionar a los infractores.

Las consecuencias de esa burla a las autoridades y la ley, son principalmente dos. La primera consiste en los perjuicios a la salud p√ļblica que tanto los no fumadores como quienes resultan quemados, deben soportar resignadamente. Y la otra, tal vez igual o de mayor impacto incluso, es la p√©rdida de credibilidad y de respeto de la ciudadan√≠a en unas autoridades que permiten la violaci√≥n de las leyes en su nariz sin hacer algo por imponerse.

Las disposiciones son para cumplirlas y el no acatamiento de las mismas, es culpa de la falta de civismo de la gente, sí, pero en mayor grado de la Policía que poco hace por generarse el respeto que debería y necesita.    

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad