Publicidad
Publicidad
Lun Dic 5 2016
20ºC
Actualizado 10:18 am

HAGASE OIR | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-12-04 05:00:00

HAGASE OIR

HAGASE OIR

Parece que allí estudiaran los defensores de las “pirámides”. Es imposible que se pueda sostener una universidad por grande que sea el presupuesto que tenga, con esta clase de actitud de los estudiantes, si es posible llamarlos así.  Soy un profesional y por tanto pasé por una universidad y las protestas se hacían con altura, sin acabar con las instalaciones que le están proporcionando a uno la oportunidad de ser alguien en la vida y capacitarlo para conseguir un trabajo, que es lo que al final le proporciona a uno vivir dignamente con su familia y ser alguien útil para sociedad. Hacer lo que hicieron los vándalos de esta asonada, es como coger los bienes de su familia y destrozarlos y luego pedirles que lo ayuden para estudiar en la universidad, para tener la oportunidad de defenderse en la vida.

Personalmente con todo el dolor de mi alma y si fuera dueño o directivo de una empresa, no le daría oportunidad a un profesional salido en esta institución, la cual quiero mucho y de donde han salido grandes profesionales que han engrandecido a Santander y a Colombia, pero si los estudiantes siguen con esta “actitud moderna”, lo mejor como dice el locutor de futbol, “apague y vámonos”.

Ing. Bernardo Muñoz Plata

No reemplazan los árboles

Tantos organismos encargados del medio ambiente ¡pero ninguno actúa! La CDMB a la que le damos el l% del impuesto predial, no protege los árboles. Ni siquiera los que están frente a sus instalaciones.

Vendedores ambulantes, de minutos y de empanadas perforan con puntillas o alambres los árboles para armar su propaganda y nadie dice nada. Ahora la costumbre es tumbar los árboles de los antejardines y reemplazarlos por prado o alguna minúscula matera.

A un árbol jamás lo reemplaza un prado. El árbol protege con su follaje, sus pájaros anidan sus insectos y esto es biodiversidad; en cambio los tales prados sólo están sirviendo de letrina mañanera para los canes que los dueños muy temprano sacan a pasear. Lastimoso perder la oxigenación que nos donan  los árboles por lo cual  jamás lo sustituye un prado ni una matera. ¡Ojo, señores de Planeación cuando aprueban las reformas o construcciones! ¡Ojo señores de la CDMB!

Amparo Rueda

Sí se puede

El 22 y 23 de noviembre de 2008 se llevó a cabo la primer cumbre de juventudes liberales en Bogotá.

Tuve el honor y la grata oportunidad de participar y ver cómo jóvenes de distintas partes del país llegaron al Capitolio Nacional. Más de mil jóvenes asistieron al evento y deliberaron sobre asuntos políticos de alto interés para el país, temas como el conflicto armado, defensa a los derechos humanos, el problema social de los colombianos, la importancia de la participación política de los jóvenes ya que estamos llamados a ser parte de la solución.

Los jóvenes liberales creemos en una Colombia en paz, que busca la justicia social, en una Colombia que respeta y defiende a sus asociados y creemos en un partido liberal que expresa el sentimiento del pueblo. Los jóvenes liberales entendemos que se necesita un partido serio y con disciplina.

Julián Alberto Gamboa Contreras


Dominó democrático

En los últimos 30 años el paisaje regional ha cambiado sustancialmente. La construcción en el área metropolitana era relativamente equilibrada en términos de zonas verdes, hoy parece  ser un frívolo osario de cemento.

No obstante, tras ello hay una oportunidad ocupacional de subsistencia para millares de coterráneos. Sin embargo, hay muchos desplazados como efecto de la violencia, hampones  y “deshechables” drogadictos…

Por otra parte, ha tomado fuerza un valor agregado industrial, especialmente en alimentos con productos de origen agropecuario al igual que los derivados lácteos y los embutidos. El Magdalena Medio y las zonas de Lebrija y La  Esperanza han venido evolucionando de agrícola tradicional a un sistema de integración agroindustrial, con plantaciones de cultivos permanentes además de explotaciones ganaderas racionalizadas que, sin ostentación, son más eficientes en términos de producción de carne y leche.

La zona andina que llamamos despectivamente de economía campesina, sigue siendo objeto de un tratamiento marginal, exceptuando fenómenos locales como el de la producción de frijol de Villanueva y numerosas organizaciones que aún son muy dispersas para que puedan incursionar en forma los mercados.

Para bien de la región, nos corresponde hacer más incisivo el desempeño, productivo, comercial y prestador de servicios por parte de la economía campesina concatenada con el turismo. Es un desafío que se puede motivar dotando a la Sociedad de Agricultores de Santander, SAS –incluyendo todas las organizaciones del sistema sectorial regional- que ha demostrado resultados en proyectos puntuales, junto con las Cámaras de Comercio, Secretarías de Agricultura, Concejos Municipales, y el indispensable para el efecto Servicio Nacional de Aprendizaje, SENA.

Pedro Fidel Ocaziónez

 

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad