“Creo en la inocencia de Gil, por eso asumí su defensa” | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Jue Dic 14 2017
20ºC
Actualizado 08:51 am

“Creo en la inocencia de Gil, por eso asumí su defensa” | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-12-07 05:00:00

“Creo en la inocencia de Gil, por eso asumí su defensa”

La detención del ex senador y fundador de Convergencia Ciudadana, Luis Alberto Gil, causó tanto revuelo en los sectores políticos del país, como el nuevo abogado que asumió su caso: Ramón Ballesteros Prieto.
“Creo en la inocencia de Gil, por eso asumí su defensa”

El nuevo defensor, llamado a reforzar el equipo de litigantes que ya trabajaba en el caso, es un hombre que dice tener convicciones liberales, que fue codirector del Partido Liberal durante varios años y que incluso, hizo campaña para el Senado desde esos fueros, en la pasada contienda electoral.

Sin embargo, en las discusiones internas de la colectividad se enfrentó a tradicionales figuras, como el senador Hugo Serrano y terminó por alejarse del Partido, sin renunciar de manera oficial a este.

De este abogado, profesor de la Universidad Externado de Colombia, se ha hablado mucho en el último año, porque defendió a la polémica ‘Madame Rochi’, autora del libro de ‘Las Prepago’; también a la ex congresista Yidis Medina y ahora, lo que seguramente nadie esperaba, a Gil.

Hoy cree en su inocencia, pero esto le ha costado críticas de quienes hasta hace poco, le eran allegados.

En su oficina en Bogotá y al lado de las tres inmensas cajas que contienen el expediente de Luis Alberto Gil, aceptó hablar para Vanguardia Liberal:

preguntas y respuestas

¿Cree que una persona debe ser consecuente entre lo que piensa, dice y escribe con lo que hace?
“Claro, es un actuar correcto de cualquier persona”
Durante mucho tiempo usted fustigó a Convergencia Ciudadana y a su fundador Luis Alberto Gil, ¿cómo se podría comprender que ahora usted sea su defensor?

 

¿dónde está la coherencia?
“Una cosa es el debate de la política y otras son las instancias de la justicia y la asistencia judicial como abogado. Barack Obama designó como secretaria de Estado a Hillary Clinton después de un debate arduo, pero eso no quiere decir que debamos llevar el debate de la política a los estrados judiciales, yo no litigo con base en mis apreciaciones políticas, sino con base en el Estado de Derecho y mi formación como abogado”.

Utilizando ese símil de Obama y Hillary Clinton, ¿significa que ahora usted es aliado de Gil?
“Soy más que aliado de Gil en lo judicial, soy su representante, su abogado; él es mi prohijado, eso es más que una alianza, lo represento ante el Estado y la administración de justicia”.

¿Ex Liberal?

Un abogado que se distinguió tanto por atacar a Convergencia Ciudadana, ¿por qué asume la defensa del Fundador?
“No fue un abogado atacando a un partido, fue un hombre que hizo una actividad política y que ataca la corrupción, no sólo la de otros sino de la de mi propio partido, donde milité, el que era mi casa, el Partido Liberal”.

¿Quiere decir que ya no es liberal?
“Soy de formación liberal, estudié las ideas liberales, hice un proceso muy importante en el liberalismo, la Constituyente Interna, ayudé a que se afiliara a la Internacional Socialista, a recobrar la idea social-demócrata a que se ‘desparlamentarizara’…infortunadamente todo eso se perdió y es lamentable ver un Partido que frente a semejante crisis que vive el país, lo único que se le ocurre es pedirle las declaraciones de renta a los hijos del Presidente. El Partido debería estar haciendo propuestas de salida a la crisis”.

Entonces ¿es o no del Partido Liberal?
“No me siento partícipe de la colectividad, me siento afuera, lo que ayudé a construir no es lo que hay hoy”.

¿No teme ahora que sea el Partido Liberal el que lo rechace por asumir la defensa de Gil, uno de los principales opositores de la colectividad?
“No creo que tengan autoridad y legitimidad para hacerme un sólo cuestionamiento. El equipo político de Luis Alberto Gil por la época de los hechos que son investigados, es ahora el equipo prestante del Partido Liberal. Pero hay mucha hipocresía, hoy se rasgan las vestiduras porque defiendo a Gil, pero hace un año estaban felices porque Gil apoyaba a su candidato a la Alcaldía de Bucaramanga”.

¿Habría conflicto de intereses entre todo lo que dice que hizo por el Partido Liberal y lo que ahora pretende hacer por el Fundador de Convergencia?
“Yo no estoy defendiendo a Convergencia, no estoy defendiendo a un partido, ni a las ideas de ese partido, estoy haciendo la defensa judicial de una persona natural colombiana, independiente de que pertenezca a un partido o a otro. …No es la primera vez que defiendo a un militante de Convergencia, ya había representado a Celestino Mojica, lo que pasa es que cuando uno ejerce como abogado y representa a una víctima o defiende a un sindicado, no le mete color político, simplemente confía en el Estado de Derecho. Confundir la justicia con la política es un error”.

¿Tampoco hay conflicto de intereses porque usted representó legalmente a Yidis Medina, quien también acusó a Gil y ahora lo defiende a él?
“Hubo un debate electoral el año pasado y en medio de eso se dio el enfrentamiento de frases, unas denuncias que hizo Yidis por unas descalificaciones que hizo Gil. Cuando Yidis va a la Corte dice una verdad que es distinta a la expresada en medios. Por lo tanto no hay un debate judicial y probatorio entre ellos, además, eso sucedió mucho antes de que ella y él fueran mis clientes.”

A Luis Alberto Gil lo acusan de ‘comprar’ fiscales, dirán ahora que ¿compró abogado?
“También se dijo que había ‘engavetado’ el proceso y resulta que la primera sorpresa que me llevé es que esa investigación que empezó en la Fiscalía en febrero de este año está muy avanzada, se han practicado muchas pruebas que estaban valorándose y, con base en ello, fue que erróneamente, un Fiscal produjo una providencia de 97 páginas. El expediente está muy armado o sea que no está engavetado y tampoco se han comprado fiscalías. Por respeto a la libertad de prensa respondo esta pregunta que me parece insultante.

Entonces ¿compró o no abogado?
“No compró abogado. Además, una de las razones por las que estoy aquí es porque él mismo me buscó, me dijo que había presiones para que se hiciera algo contra él…que necesitaba una persona como yo, que pensara distinto a él, que ha atacado el paramilitarismo… me contó su historia, es más, yo le dije que iba a sorprender más su actitud de buscarme como su abogado, que la mía de aceptar serlo. Y no sólo en Convergencia y el liberalismo, sino en la región, porque allá (en Santander) también confunden la justicia con la política”.

¿Cómo puede ser visto a los ojos del Fiscal, el hecho de que Gil se presente a estrados con uno de sus contradictores como defensor?
“No se puede interpretar que yo sea un contradictor de Gil. Asumí unas posiciones políticas diferentes y no sólo en contraste con él, sino con muchos otros dirigentes que son amigos míos. Además, un fiscal no debe analizar las posturas políticas de los sindicados, de las víctimas o los abogados que lo representan, eso sería volver a la época de la caverna”

¿Cree en la inocencia de Gil?
“Por supuesto, creo en la inocencia de él, por eso asumí su defensa. Si durante la investigación encuentro y se aportan nuevas pruebas y él acata las actitudes que puedan llevarlo a ser partícipe del delito de concierto para delinquir, le aconsejaré que se someta a sentencia anticipada, pero eso no va a suceder”.

¿Va a controvertir pruebas o a llevarlo a sentencia anticipada?
“Controvertir pruebas y a solicitar otras, voy a llevar a los estrados judiciales a importantes personajes de Santander que eran aliados de Convergencia Ciudadana y de Luis Alberto Gil durante la época de los hechos que se investigan, no solamente políticos, sino empresarios”.

¿A quienes?
“Eso se deja en la reserva sumarial”

¿Se va prender un ‘ventilador’ en Santander?
“No. Pero hay que develar la verdad. El fenómeno que se investiga está en un contexto histórico donde hubo muchos protagonistas que estuvieron al lado de Gil y es bueno que comenten su verdad ante la justicia”.

Ha defendido a personas polémicas como ‘Madame Rochi’, Yidis Medina y ahora a Luis Alberto Gil, ¿esto es cuestión de negocios o prestigio?
“No, en la medida en que uno va teniendo éxito en la profesión, van llegando el prestigio y los negocios…tengo muchos procesos, por ejemplo estoy por definir otros tres o cuatro procesos que sé que van a causar polémica, pero no es por el abogado sino por lo que se está investigando y a quien están investigando que se hacen polémicos”.

En las pasadas elecciones al Congreso, lo vimos como candidato al Senado del Partido Liberal, ¿lo veremos de nuevo como candidato pero en las listas de Convergencia?
“No. Ya comprendí que soy negado para la política, que todos esos ideales en lo que me movía no servían en los contextos…comprendí que tenía que dedicarme a la academia y el ejercicio de la profesión de abogado y me siento contento”.

El caso de DMG

Su nombre apareció entre las anotaciones de la abogada de DMG, ¿también los asesoró?
“Quise prestarle asesoría a DMG. Me llamaron el año pasado Margarita Pabón y David Murcia, les ofrecí mi portafolio ….ofrecí hacerles una auditoria forense sobre sus negocios y patrimonio particular, pero en últimas no se pudo porque contrataron a otros abogados, pero eso no me permite negar que me hice amigo tanto de Margarita Pabón como de David Murcia. Y si requieren mis servicios, los tendrán”.

¿Dice eso a sabiendas de que trabajaban con negocios ilícitos?
“Ese negocio no se ha declarado como ilícito. El Estado colombiano lo intervino para saber qué era lo que había adentro, para parar las presuntas captaciones masivas de dinero y las investigaciones que se están haciendo son las que determinarán qué era lo que pasaba y sus consecuencias judiciales”.

¿No teme otro escándalo de ahí?
“No, con el tema de la ‘Yidispolítica’ ya tengo unos adversarios que no conozco y que viven felices inventado cosas. Ese caso y ahora el de Luis Alberto Gil, se han convertido en la prueba ácida de la rectitud de mi vida”

Usted es ¿un abogado prestigioso o polémico?
“Soy un abogado común y corriente, ético, responsable con el cliente,  que actúa con mucho respeto ante la administración de justicia”.

Si dice que tiene tantos enemigos que no conoce ¿duerme tranquilo?
“Duermo supremamente tranquilo, incluso ahora que se me ha venido encima todo el mundo por representar a Luis Alberto Gil y que me han advertido que no me puedo aparecer por las calles de Bucaramanga. Ahora hay un sector empresarial que la emprendió conmigo, como si esto fuera un asunto de negocios y no el asunto judicial que es. Lo único que ruego es que ojalá esos empresarios no tengan que venir un día a mi oficina o la de un colega para que los asista”.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad