Publicidad
Publicidad
Lun Sep 26 2016
22ºC
Actualizado 02:08 pm

Hablando de sentenciasÂ… | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-07-21 05:00:00

Hablando de sentenciasÂ…

Afirmó en reciente artículo mi muy lucido colega Eduardo Muñoz Serpa que las sentencias de la Corte Suprema de Justicia, y en particular la de la ‘yidis-política’, son “interesantes piezas jurídicas”; acaso obras memorables que los abogados recordaremos por el resto de nuestras vidas.
Hablando de sentenciasÂ…

Coincido con él en que serán de difícil olvido, pero no porque sean “piezas jurídicas interesantes” sino precisamente porque ponen en evidencia una etapa lamentable de la justicia en Colombia.

Le diré, apreciado Eduardo, que he leído con la misma pasión cada una de las páginas de las últimas sentencias que atañen a la ‘yidis’ y ‘para-política’.

No he podido revisar, en cambio, ningún folio relacionado con la vinculación de nuestros políticos con las Farc y es porque no existe investigación seria en contra de esos individuos y por supuesto mientras a ellos se les examina preliminarmente a los para-políticos se les ordena la captura previa y se les niega la casa por cárcel. ¡Pero nada de eso es justicia selectiva!

¿Y qué me dicen del lío que armaron cuando decidieron que los paramilitares no eran delincuentes políticos poniéndolos al mismo nivel que los ladrones de gallinas, o los carteristas, o los ‘jaladores’ de carros? ¿Cómo es posible que la misma Corte se contradiga flagrantemente y en sentencia condenatoria a Mauricio Pimiento asegure que el congresista se alió con los paramilitares para intervenir en los resultados electorales e incidir en los gobiernos locales y suplantar las funciones que le corresponden a la autoridad política de aquellas zonas? ¿No eran puros y llanos matones, honorables magistrados?

Luego está el reconocimiento de los testimonios como pruebas en sí mismas y no como objeto de prueba controvertible, según nos lo enseñaron en los salones de clase, seguramente también en aquellos del Externado, mi querido Dr. Muñoz. ¿Le parece que existen pruebas suficientes para encarcelar a Iván Díaz Mateus, cuando el único acervo probatorio lo constituyen los testimonios del amante de la impudorosa señora Medina y el del representante Navas Talero quien dice que Díaz Mateus es un “radical conservador y furibundo uribista que quién sabe qué cosas pudo llegar a hacer”?

¿O qué me dice de la condena a Yidis por cohecho que inevitablemente afectará a los individuos que ofrecieron o prometieron las dádivas a cambio de su voto por la reelección? ¿No es éste un delito bilateral que supone que con la condena del que peca por la paga también se condena automáticamente al que paga por pecar? De ser así los funcionarios que sobornaron a Yidis ya fueron derrotados sin haber sido escuchados. ¿Son todas esas debilidades procesales y de fondo, las que se erigen como ‘interesantes piezas jurídicas’?

Y como colofón, ¿alguien podrá decirle a la Corte que los testimonios y las pruebas no se ‘recepcionan’ sino que se reciben?

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad