Publicidad
Jue Jul 27 2017
21ºC
Actualizado 06:03 pm

A rendir cuentas | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-12-08 05:00:00

A rendir cuentas

Las exposiciones que el próximo miércoles en Ginebra harán Francisco Santos en representación del gobierno y Gustavo Gallón como vocero de las ONG ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, acerca de la situación de los Derechos Humanos en Colombia, corre el peligro de convertirse en un “round” más de la pugna que tales organismos han sostenido y de la cual sólo se ha logrado una mayor polarización y un distanciamiento del objetivo de conocer la verdad.
A rendir cuentas

Tratándose de un tema de tanta trascendencia para la concordia nacional y de un auditorio tan calificado, lo adecuado sería presentar una visión complementaria, a través de la cual los consejeros internacionales tuvieran bases objetivas para hacer sus recomendaciones. Flaca contribución se haría si alguna de las partes asume posiciones defensivas o si se quiere aprovechar tan privilegiado escenario para convertirlo en campo de mutuas acusaciones.

Estamos convencidos de que ni los avances obtenidos por el actual gobierno en materia de D.D. H.H. han sido suficientes, ni todas las críticas de las ONG tienen fundamentos claros y contundentes.

Es seguro que el representante gubernamental insistirá en las reducciones obtenidas entre el 2002 y el 2007 en cuanto a homicidios individuales, masacres y muertes de sindicalistas - 40%, 77% y 87%, respectivamente -; así mismo recalcará tanto las bondades y ventajas comparativas de la Ley de Justicia y Paz, como la existencia de directivas oficiales en pro del respeto a los Derechos Humanos; presentará la extradición de los jefes paramilitares como indispensable y reiterará que los generadores de terrorismo son el narcotráfico, la guerrilla y los paramilitares.  

De su parte el abogado Gallón hará énfasis en que las violaciones a los D.D. H.H. continúan en cantidades alarmantes; resaltará la renuencia del gobierno a aceptar la existencia del conflicto y las repercusiones que tal negativa implica; afirmará que el paramilitarismo no ha sido erradicado, a pesar de haber recibido un tratamiento preferencial y que, por el contrario, esta presentando peligrosos rebrotes, además de que sus conexiones con la política no han sido suficientemente aclaradas; dará especial relieve al hecho de las absurdamente llamadas “ejecuciones extrajudiciales”, en las cuales, como en otros múltiples atropellos, han participado agentes oficiales; sostendrá que los 14 jefes paramilitares fueron extraditados en perjuicio de las víctimas y de la verdad que estaban revelando y como telón de fondo hará notar que el flagelo del desplazamiento continúa en proporciones inimaginables y los esfuerzos oficiales para mejorar la situación social de los colombianos han sido demasiado tímidos.

Solamente si se reconocen las falencias, si no se hace gala de la intemperancia que ha caracterizado al presidente Uribe y a su equipo y humildemente se proyectan mejoras substanciales, se podrá confiar en que esta rendición de cuentas será realmente fructífera.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad