Publicidad
Publicidad
Mar Dic 6 2016
23ºC
Actualizado 05:21 pm

Palabras Inútiles | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-12-09 05:00:00

Palabras Inútiles

La Navidad y el Año Nuevo son utilizados para ablandarnos el corazón. Pedimos a la guerrilla, por ejemplo, que sea “buena” y nos den el regalo de liberar a todos los secuestrados, y jurar que no lo volverán a hacer.
Palabras Inútiles

Pero no pedimos al gobierno que sea “bueno” y deje todos los escándalos – justicia de por medio- y que no lo vuelva a hacer ni ahora ni en el 2014; pues está claro que habrá período sabático, dado que la reelección inmediata no va más por ahora. Se desata la lucha por la sucesión, en donde el “dedazo no está descartado.

Los mejor ubicados serán aquellos que puedan demostrar que son más uribistas que el Señor Presidente, dado que ahora no hay distinciones ideológicas, si nos atenemos a los argumentos que hasta la supuesta oposición ha dado para elegir al nuevo Procurador General. El tema de las reelecciones queda en el fondo del corazón del entorno uribista: el gobierno lanza la idea de reelegir hasta por 16 años a alcaldes y gobernadores, idea que sumada a la actual cooptación de casi todas las instancias del Estado, hacen de Colombia, no ya una República soberana, con Estado de Derecho, sino algo parecido a un reinado hereditario medieval, más atrás de la era del absolutismo. ¡Pobre país, qué democracia! La experiencia nos muestra que hasta los buenos alcaldes y gobernadores casi no aguantan un período siendo “buenos”.

El fin de año también nos sorprende con una aparente buena noticia: una ley establece que en Colombia tendremos un apartheid para los fumadores. Son más o menos criminales, pero no se dice nada contundente de los fabricantes, distribuidores y publicistas. Se conforma el Estado con obligarlos a decir que el tabaco es apenas nocivo para la salud, en vez de declararlo de un tajo: el tabaco mata. Pasarán muchas décadas para que los fumadores aprendan a hacerlo en “el lugar adecuado”, o para declarar tabú al tabaco. Casi un siglo nos tomó dejar de fumar en cines y teatros.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad