Temas Urbanos | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Vie Dic 15 2017
20ºC
Actualizado 06:07 pm

Temas Urbanos | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-12-09 05:00:00

Temas Urbanos

Rosado apio.- Un amigo médico me asegura, bueno y sano, que vio ese color en los rostros de enfermos terminales; es diferente del rosado Soacha que Daniel Samper Pizano vio en los vestidos domingueros de empleadas domésticas campesinas de familias bogotanas,  
Temas Urbanos

abuelas seguramente de algunos de los falsos positivos que permitieron descubrir la punta del “iceberg” de centenares de desaparecidos, que hoy se sospecha fueron asesinados por fuerzas del gobierno, para sacar pecho ganando méritos y recompensas; nada de amarillo pollito y sí mucho de verde botella en esta otra salida macabra, que ya se ocultó con el rojo “punzó” de las pirámides y el color de hormiga de lo que nos espera para el 2.009.

Pero no se trata de la gama variopinta de colores que día a día toman los descalabros nacionales, del blanco novia al negro azabache, del fugimorazo añorado al guarapazo. También me he puesto rosado apio cuando veo que aquí los mensajes suelen torcerse, interpretándolos cada cual a su manera, al punto de “dar papaya” para que la derecha justifique su violencia justiciera y vengativa, mientras reza el rosario por la paz. Es el caso de lo sucedido en la UIS recientemente, en nombre de la defensa de los derechos estudiantiles y laborales.

 

En Colombia la protesta social y política se defiende sola, porque hay motivos más que suficientes, graves y gravísimos; gobierno y sectores dirigentes no pueden decretar que la rebeldía ancestral de la academia y de la juventud se exprese solo en manifestaciones oficiales, la última un fracaso porque ya la gente se mamó del abuso con los secuestrados, cuyo sufrimiento terminan capitalizándolo como respaldo a yo, Alvaro.

Pero tampoco por allá es la cosa; más pareciera trabajo de falsos positivos, que en nombre de la protesta destrozan y atropellan para contribuir al emparedamiento de la Universidad Pública; ya hay jueces que quieren convertirlas en seccionales del DAS. Es necesario conservar el espacio intelectual de la U. Pública, porque de la privada qué se espera, para el libre pensamiento crítico. Pero colocar parlantes a todo volumen frente a las aulas o al lado del Hospital Universitario para bloquear las clases –en todo el mundo frente a las clínicas hay avisos de “no pitar”- es escupir para arriba, hacerse el harakiri, quitarle amigos a la protesta y dar satisfacciones a los enemigos neoliberales del sindicalismo. Y ahí es cuando uno se va poniendo color rosado apio porque, amenazados ¿y apuntando con el ojo tuerto?

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad