Publicidad
Publicidad
Sáb Dic 10 2016
19ºC
Actualizado 06:09 pm

La iguana se internacionaliza | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-12-09 05:00:00

La iguana se internacionaliza

Aunque su idea de exportar está todavía muy lejos de hacerse realidad, sus pequeñas artesanías ya están en países como Italia, España, Japón y Portugal.
La iguana se internacionaliza

Tan sólo le basta un pedazo de bambú, una pequeña cantidad de macilla epóxica y pintura ‘secreta’, para que su imaginación vuele y que convierta los materiales en piezas dignas de cualquier cotizado artista.

Es por eso que Jhonny River, ha encontrado en el animal insignia del Puerto Petrolero, una razón para seguir siendo artesano.

Sus aretes, manillas, tejidos y sobretodo sus llaveros y pequeñas pipas, con la insignia de la iguana y la bandera de Barrancabermeja se han convertido para los compradores y extranjeros en un detalle representativo de la ciudad.

“Durante el mundial de patinaje vendí seis docenas de aretes con iguanitas, eran deportistas de Lisboa, Japón y unos de Italia”, afirma.

Le fue tan bien que la famosa iguanita ya la hace por pedidos especiales, “una señora me pidió algo típico de acá para mandar al exterior y también le hice iguanitas, lo mismo quiso un italiano hace ocho días. A la gente le gustan porque son representativas de Barranca y es algo novedoso”.

River, que es natal de Brasil, es casi el único artesano del Puerto Petrolero que es reconocido por sus famosos tejidos en alambre brasileros, que según él, “son mucho más complicados que los que uno encuentra acá, porque se requiere experiencia”.

Ruta 15

Jhonny River, que ahora es comerciante del CPC, proviene de Bahía San Salvador, en Brasil y vive en Barrancabermeja desde hace 14 años.

“Primero viví un tiempo en Venezuela y eso de estar aventurando uno con los amigos, llegamos a Cúcuta y después terminé en Puerto Berrío, cuando existía el tren, allá me estuve un tiempo, hasta que un celador me dijo que me viniera para Barranca,  que había una feria artesanal y que me iba a ir muy bien, así que tomé el tren y llegué. La primera ruta de buseta que cogí fue la 15, eso nunca se me va a olvidar”, afirma.

“Hace poco me encontré con el celador, y el me reconoció, pero quiero volvérmelo a encontrar porque no le di las gracias, infinitas gracias”.

Publicada por
Contactar al periodista
Ahora en Whatsapp
Publicidad
Publicidad
Publicidad