Publicidad
Publicidad
Sáb Dic 3 2016
20ºC
Actualizado 06:49 pm

La sociedad de mejoras públicas | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-12-10 05:00:00

La sociedad de mejoras públicas

Bajo la dirección de don Francisco Puyana Menéndez inició actividades en Bucaramanga hace 70 años la Sociedad de Mejoras Públicas, fueron sus colaboradores don Christian Clausen, don Marco A. Badillo, don Christian  Hederich Valenzuela y el doctor Julio César Almeida, desde entonces, y a través de más de medio siglo  distinguidos caballeros de acendrado civismo han colaborado dedicando parte de su valioso tiempo al progreso de la ciudad.
La sociedad de mejoras públicas

Hoy bajo la presidencia de don Gilberto Reyes Zafra, la Dirección Ejecutiva de don Julio González Reyes, doña Carmen Alicia Carreño y la colaboración del doctor Hernando Abril Estévez, la Sociedad de Mejoras está celebrando su septuagésimo aniversario. Entre los actos programados realizó un conversatorio en el Centro Cultural del Oriente con la presencia de tres empresarios santandereanos: doctor Alfonso Penagos Mantilla, doctor Maceo Duarte  y  este modesto servidor, con el ánimo de destacar su aporte a la consolidación de la industria en Santander. Este acto fue amenizado con el arpa de Mario J Moreno y sus dos guitarras.

Los temas tratados en buena parte estaban relacionados con experiencias personales de los homenajeados, sobre su preparación intelectual y sus realizaciones en el campo industrial.  

Tuve oportunidad de relatar mi vinculación con la industria harinera,  tal vez la más antigua desde el descubrimiento de América.  Efectivamente, al llegar  a nuestras tierras los evangelizadores, trajeron el mensaje de fe cristiana contenida en el Credo y el Padre Nuestro, pero resultaba absurdo pedir un alimento desconocido como era el pan. Fue necesario traer el trigo a marchas forzadas y tratar de aclimatar este cereal.

Lo sembraron cerca a Caracas y fracasaron, pero finalmente lo lograron en las tierras altas de las cordilleras y allí instalaron los primeros molinos derivando las aguas de las quebradas a través de un canal para lanzarlas sobre los canjilones de una rueda hidráulica de eje vertical que impulsaba una piedra circular  sobre otra fija donde se trituraba el grano. Así lograron producir la harina para pedir “El pan nuestro de cada día” “Ganar el pan con el sudor de la frente” y fabricar las hostias.

En García Rovira, mi padre utilizó estos molinos para su industria harinera y, me correspondió colaborarle en su ampliación y modernización, de ahí mi vinculación con la actividad industrial.

Nota. Presento mi agradecimiento a los directores de la Hora Rovirense, Luis Alfonso Suárez y Martín Parra, ameno programa de gran sintonía de la Emisora Cultural Luis Carlos Galán, por sus generosos comentarios sobre mis modestas actuaciones profesionales.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad