Rusia y Putumayo | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-12-10 05:00:00

Rusia y Putumayo

Un estimado amigo y colega me envi√≥ un art√≠culo del economista Daniel Kaufmann, del Banco Mundial, publicado hace casi ocho a√Īos, sobre la c√©lebre pir√°mide Rusa de mediados de los noventa (¬ďLa Pir√°mide Financiera MMM¬Ē, Revista Perspectivas No. 127).
Rusia y Putumayo

Kaufmann argumenta que despu√©s de casi ocho d√©cadas de r√©gimen de planificaci√≥n central, los consumidores de la antigua Uni√≥n Sovi√©tica eran especialmente vulnerables a caer v√≠ctimas de esquemas como el de la pir√°mide MMM. Por una parte, la poblaci√≥n desconoc√≠a del todo el modo de operaci√≥n de los mercados y los negocios financieros. Y por la otra, las instituciones estatales encargadas de la protecci√≥n de los derechos de los consumidores en una econom√≠a de mercado simplemente no exist√≠an a√ļn.

El ensayo de Kaufmann permite reiterar lo que este servidor ha venido diciendo sobre la naturaleza del problema de las pirámides desde el punto de vista estatal: Que se trata de un asunto de protección a los consumidores, y no de un oficio a cargo del Superintendente Financiero. Sin pretender que el Estado pueda meter las narices en todos los contratos y transacciones privadas, sí hay una obligación gubernamental de garantizar los derechos básicos de los consumidores en una economía diversificada y compleja; Kaufmann hace un recuento de tales derechos.

El primero de ellos es el de la informaci√≥n adecuada por parte de los proveedores de bienes y servicios. En ausencia de un servicio estatal que obligara a los proveedores de ¬ďservicios¬Ē de las pir√°mides colombianas a revelar amplia y detalladamente la naturaleza de sus propuestas, se impuso la publicidad abiertamente enga√Īosa; el dispositivo del rumor, del boca¬† a boca, de las historias de rendimientos absurdos se tom√≥ la mente colectiva de la poblaci√≥n. Y el Estado colombiano no estuvo para obligar a los empresarios/estafadores a revelar la informaci√≥n relevante. Los ciudadanos tienen igualmente el derecho a la educaci√≥n en su condici√≥n de consumidores. S√≥lo as√≠ se puede garantizar el derecho a la libre elecci√≥n entre alternativas de consumo o de uso del ahorro en esquemas financieros. Ninguno de estos derechos ha sido tutelado eficaz y oportunamente por el Estado colombiano.

Otro de los derechos de los consumidores es el derecho a la reparaci√≥n, a la compensaci√≥n de los da√Īos causados por bienes y servicios ¬ďdefectuosos¬Ē. En este aspecto, al final de las quinientas el Estado colombiano ha entrado a ver c√≥mo logra alguna reparaci√≥n a los damnificados. Despu√©s de unas ofertas gubernamentales francamente atrabiliarias, ahora estamos en procesos formales de liquidaci√≥n. Es de esperar que, m√°s all√° de los costos que implica administrar todos esos procesos, no salga un solo peso del tesoro p√ļblico para compensar a los estafados. ¬†

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad