Publicidad
Publicidad
Jue Dic 8 2016
25ºC
Actualizado 03:37 pm

Audacia gubernamental | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-12-11 05:00:00

Audacia gubernamental

Francisco Pizarro, conquistador español, fundador de la ciudad de Los Reyes, la actual Lima, cuando se lanzó a la conquista del vasto imperio de los Incas, al encontrarse en una playa de la isla del Gallo trazó con la punta de su espada una raya simbólica expresándole a sus compañeros de aventuras:
Audacia gubernamental

“Camaradas y amigos: este es el camino de las penalidades, pero por él se va al Perú a ser ricos. Por allí vais al descanso a Panamá, pero a ser pobres. Escoged”

Esta alusión histórica se refiere a la trascendencia de las decisiones audaces pero inteligentes. Sólo de esta manera el hombre ha logrado cosas importantes para su propio beneficio y el de sus semejantes. Pensemos por un momento en lo que ocurre con los gobernantes que tienen que hacer frente a múltiples temas que deben desarrollar diariamente en su agenda. Por lo general, son objeto de múltiples críticas y reproches, en muchos casos injustos y sin fundamento.

A todos les corresponde manejar asuntos como la política de seguridad; la economía interna; el mejoramiento de la calidad de vida de los habitantes; la imagen del país en el exterior; etc. Todas estas tareas implican necesariamente una dosis no solo de inteligencia, sino de especial audacia.

Así como Pizarro en aquella oportunidad instó a sus compañeros a escoger el que él creía era el camino del triunfo, los gobernantes tienen que manejar ese lenguaje, pues de lo contrario no pueden desarrollar a cabalidad su obra de gobierno. En una democracia constitucional como la nuestra, los reparos son válidos, pero en épocas de crisis lo sano, por lo menos en teoría, es que las diferentes fuerzas que integran la sociedad se apoyen mutuamente para el rescate del Estado, y no para su hundimiento.

La audacia sin juicio es peligrosa y el juicio sin audacia, inútil. Este país bendito con el don de la creatividad, debe utilizarla no sólo para lo malo, sino para aportar soluciones en momentos de agobio. El hombre debe ser esclavo de la acción si quiere vivir, y en especial los gobernantes, pero necesitan la colaboración de los ciudadanos con liderazgo para lograr sus objetivos en defensa del interés colectivo. Los que sólo pronostican el fracaso, son así, porque en su fuero interno se saben fracasados.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad