¬°Marchamos por los olvidados! | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-07-21 05:00:00

¬°Marchamos por los olvidados!

A Rita Mantilla y Pedro Torres los separan 19 kilómetros, los que hay entre Rionegro y Bucaramanga, pero no sus ganas de exigir respuestas al Estado.
¬°Marchamos por los olvidados!

Portando fotos de sus familiares desaparecidos, se conocieron ayer y unieron sus voces a la marcha.

Ellos emprendieron la caminata a partir de las 9:40 a.m. desde el Parque de Los Ni√Īos, no sin antes aclarar que marchaban por la verdad, la justicia para todos los colombianos y las miles de v√≠ctimas olvidadas.

Esos fueron los tres puntos en los que coincidieron los familiares de las víctimas, quienes insistieron en que rechazan el secuestro, así como los otros delitos que aquejan el país, pero que poca atención reciben.

¬ďMi hijo estaba trabajando en Vista Hermosa, Meta, cuando desapareci√≥. Eso fue el 4 de agosto de 2003. Ya no creo en la justicia terrenal, sino en la de Dios. Las autoridades s√≥lo me dicen que me avisan cuando aparezca¬Ē, asegur√≥ Rita.

En seguida, narr√≥ Pedro: ¬ďUn tipo le ofreci√≥ trabajo a mi hermano y despu√©s de un mes no volvimos a saber nada de √©l. Fueron los paramilitares. Quiero aclarar que marcho no porque est√© a favor del Gobierno Nacional, sino de la libertad¬Ē.

Dos metros atr√°s Sonia Vesga trataba de contener sus l√°grimas: ¬ďHan pasado 28 meses y estoy esperando una respuesta. S√≥lo recibimos una llamada de los captores de mi hijo. Pedimos a los grupos insurgentes que entreguen a los secuestrados y desaparecidos¬Ē.

Víctimas dos veces

Mientras bajaba la marcha por la calle 36, otra mujer alzaba un cartel en memoria de su hermano, un electricista automotriz del que no tiene raz√≥n desde hace doce a√Īos: ¬ďSabemos que fue el Eln. Nos sentimos olvidados porque no tenemos noticias¬Ē, dijo.

Su voz se replic√≥ en la de Laura V√©lez, otra mujer que clam√≥ respuestas por la tambi√©n desa-parici√≥n de su hermano: ¬ď√Čl iba de C√ļcuta para Medell√≠n cuando un grupo paramilitar lo desapareci√≥ a √©l y a otras 18 personas. Hay que hacer una reclamaci√≥n al Estado¬Ē.

En otros casos como el de Carolina Monsalve, la tragedia fue doble. Despu√©s de la desaparici√≥n de su esposo, seg√ļn explic√≥ a manos de los paramilitares, ella y sus hijas tuvieron que abandonar su natal Yopal.

¬ďFuimos adem√°s desplazadas. Eso ocurri√≥ en julio de 2001 y nuestra situaci√≥n todav√≠a es muy complicada. Ahora, por ejemplo, yo estoy desempleada¬Ē, coment√≥.
En medio de estas voces, muy cerca, se escuchaban las Madres Unidas por la Vida: ¬ď¬°Los queremos vivos, libres y en paz. Que la vida sea lo √ļnico que los saque. Vivos se los llevaron, vivos los queremos!¬Ē

Voz y voto para otros temas

Entre la multitud, las camisetas de la familia Garc√≠a Arias se destacaron. Aunque eran de lanilla blanca, ninguna llevaba la masiva consigna, sino: ¬ďS√≠ por la salud, s√≠ por la educaci√≥n, s√≠ por el trabajo bien remunerado¬Ē. Ellas mismas las pintaron.

¬ďLamentamos que exista el secuestro, pero hay que darle voz y voto a la salud, educaci√≥n y justicia social, temas que han sido desplazados por el militar. No estamos de acuerdo con que el 70% del presupuesto nacional se vaya en armas¬Ē, expres√≥ la hija mayor.

La mam√° apunt√≥: ¬ďTodos los problemas del pa√≠s nacen en el seno de las familias. Y eso tiene que ver con la falta de oportunidades. El secuestro nos duele tanto como la corrupci√≥n y la pobreza¬Ē.

Cuando la gente ya llegaba a la plaza c√≠vica Luis Carlos Gal√°n, los hermanos Ruiz descansaban de pie sobre la v√≠a. Entonces Andr√©s indic√≥: ¬ďEstamos aqu√≠ en memoria de mi pap√°, asesinado por las Farc. Nunca pudimos recuperar el cad√°ver por amenazas¬Ē.

Ya sobre el mediod√≠a, a punto de empezar el concierto, varios entraron a la Iglesia San Laureano. De forma curiosa, el letrero del altar coincidi√≥ con las camisas de los Garc√≠a Arias: ¬ďA√Īo 2008: la justicia. A trabajo honrado, salarios en justicia¬Ē.

En la plaza seguía la concentración, mientras en las calles dormían mendigos y otros buscaban dinero extra con las ventas. Al final, los familiares sólo pedían algo: que las exigencias y memoria no se quedaran en estas marchas que duran menos de 24 horas.

*Los nombres de los familiares de las víctimas fueron cambiados.

15.000
personas han desaparecido en Colombia, desde la d√©cada del 80 hasta hoy, seg√ļn la Corporaci√≥n de Acci√≥n Social y Econ√≥mica.

5.142
ciudadanos han desaparecido en la √ļltima d√©cada en Colombia, seg√ļn cifra reportada por el CTI de la Fiscal√≠a.

961
personas de ese grupo, fueron encontradas, pero de ellas sólo 712 estaban con vida.  

14.500

cad√°veres en el pa√≠s, no han sido reclamados por doliente alguno, seg√ļn el Instituto Nacional de Medicina Forense.

2.199
personas han desaparecido durante los √ļltimos 17 a√Īos en Santander, seg√ļn la Fiscal√≠a. Del total, 726 casos siguen sin resolver, 160 fueron encontrados muertos y 1.313 personas fueron ubicadas vivas.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad