El dilema de la agricultura en china. El caso del tomate | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-12-14 05:00:00

El dilema de la agricultura en china. El caso del tomate

Los clientes internacionales van a China por su bajo costo en la producción y procesamiento de los productos agrícolas.
El dilema de la agricultura en china. El caso del tomate

Allá, 300 millones de agricultores siembran vegetales y frutas y levantan animales en 13 millones de hectáreas de propiedad del gobierno lo que les da una gran ventaja. Se trata de granjeros sin educación, con limitado acceso al capital y donde la calidad y seguridad en la comida es muy difícil de garantizar sin altos incrementos de los costos. Adicionalmente, introducir la mecanización es muy difícil por el reducido tamaño de los lotes que se adjudican y el poco incentivo de largo plazo, pues se piensa en la mayor cantidad de dinero que puedan hacer en la cosecha, sin importar el futuro de los campos.

El tomate se cultiva principalmente en la provincia de Xinjiang en el noroeste del país con largos días de verano, gran diferencia de temperatura entre el día y la noche y poca lluvia. 70% de la pasta de tomate es producida en la región siendo ésta de alta densidad. 75% de esta producción se destina a la exportación en empaques grandes asépticos, 10% en pequeños empaques también para exportar y el 15%, para el consumo interno que es de los más bajos del mundo, con 183 gr. per cápita anual.

500 mil agricultores cosechan 120 mil hectáreas. TUNHE es la principal compañía con el 50% de la producción China y el 15% de la mundial, usando el esquema compañía-agricultor. Se cuenta con un gobierno regional que antes de las siembras acuerda cantidades y precio bien sea de trigo, algodón o tomate y propicia el cultivo que le ofrezca la mayor ganancia. Sin embargo, es el agricultor quien decide.

TUNHE, con 22 plantas de proceso, planea sus necesidades en exceso por si hay problemas de cosecha, y provee las semillas, abonos, pesticidas, deduciéndolos del pago a la cosecha. Cuenta con 200 técnicos agrícolas, cada uno responsable de 1000 granjeros y 250 hectáreas, quienes dan entrenamiento sobre técnicas del cultivo previo a la siembra. El granjero siembra y cuida el cultivo con su familia, pero para cosechar debe contratar cerca de 10 personas más por hectárea y esto forma entre el 10 y el 25% del costo total, con el agravante que deben competir con las otras cosechas que salen al tiempo. La calidad de la pasta de tomate viene del tomate en sí, y por el sistema descrito, se constituye en la mayor preocupación de los clientes internacionales, siendo casi imposible que pueda penetrar los mercados de Europa y Estados Unidos.

El gran dilema es ¿cómo, si tiene que interactuar cada año con 300 mil granjeros con educación mínima, puede ser un proveedor confiable?  Es cierto que su ventaja está basada en los costos bajos  de la tierra y la mano de obra, pero esta viene creciendo en la medida que se hace más escasa. El sistema de tierras impulsa al granjero a pensar en el corto plazo dado que con los cambios poblacionales el estado tiende a redistribuir la tierra ocasionando mínima inversión en los suelos. Se hace pues necesario cambiar el actual modelo agrícola y este es uno de los casos que debemos analizar en un seminario al que asistiremos y próximamente podremos compartir con nuestros lectores las conclusiones de este caso real.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad