Sáb Dic 10 2016
24ºC
Actualizado 02:24 pm

Ovinos, de lo frío a las calles de palmeras | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-12-14 05:00:00

Ovinos, de lo frío a las calles de palmeras

Que los ovinos estén en las partes frías de Concepción y Cerrito y en las heladas tierras de Berlín, es normal.
Ovinos, de lo frío a las calles de palmeras

Siempre han llevado su ruana, por demás, bien tupida de abundante lana.

Pero que tengan que dejar a un lado su abrigo natural y de paso, irse a pastorear a las palmeras del Magdalena Medio con temperaturas que pueden llegar a los 40 grados centígrados bajo sombra, no deja de sorprender.

Es decir, dejarán la lana por el pelo en una labor ecológica por demás, pues la oveja no es depredadora como la cabra.

Detrás de esa osada e interesante propuesta está un grupo de cultivadores de palma que quieren aprovechar la abundante comida (pasturas y leguminosas) que nace en medio de sus cultivares (por ejemplo, en las calles que tienen 9 metros de ancho).

De paso, los animales cederán su abono (estiércol y orina) rico en nitrógeno.

Trabajarán con la camura criolla como base genética, pero la cruzarán con razas muy cárnicas que acaban de importar de Uruguay. Es decir van acomodar una raza ovina mucho más carnada y que aguante los rigores del trópico.
En cinco años

De acuerdo con Arturo Vera Cala, médico veterinario de la empresa Ovigen Tech S.A, (empresa que reúne a los palmeros de Santander), en unos cinco año ya se tendría el animal ideal, y de ahí en adelante se trabajaría para asentarla como raza, pues tendría estabilidad genética.

“Tenemos la camura criolla que posee una gran resistencia a las condiciones extremas del trópico, pero queremos darle, en primera instancia, más leche para que pueda criar un animal grande y de mayor peso corporal”, agregó.

Aprovechando ese vigor híbrido a partir de la camura criolla, se buscará un animal de más carne, pues mientras un macho adulto criollo puede llegar a los 70 u 80 kilos, mediante el cruce para el establecimiento de una nueva raza ese peso podría aumentar entre un 50% y 70%.

“Acá lo que debe primar es la rentabilidad del negocio. Vamos por más carne y de mayor calidad para un mercado ávido de ese producto”, agregó el profesional.
¿En donde estarían?  

Según Vera Cala los trabajos ya van muy adelantados en la zona de Puerto Wilches, donde se tiene un número significativo de hembras criollas.

En primera instancia se cuenta con 11.500 hectáreas de palma y la idea, en principio, es trabajar tres animales por cada una.
“Es una carga mínima, pero cuando se perfeccione el proyecto se puede llegar a tener entre 10 y 20 animales en esa misma área”, agregó.

Para Vera Cala, en un futuro, el programa será manejado por las mismas cooperativas de trabajadores que en la actualidad trabajan en esos cultivos.

“Se buscan animales de mayor convertibilidad, los cuales a los cuatro meses estén en edad de sacrificio con un peso cercano a los 50 kilos. Ahí logramos una carne muy tersa y de gran sabor”, agregó.

El proyecto no es improvisado, ya que va siguiendo la programación de Daniel Hernández, PHD en reproducción ovina, de la Secretaría de Uruguay de la Lana, un nativo de ese país considerado en más especializado en el mundo en razas ovinas.

Hace un mes, las razas importadas cumplieron la cuarentena estipulada por el Instituto Colombiano Agropecuario, ICA.

Es decir, ya están listos para los programas de cruces en la búsqueda de la oveja palmera.

¿Cómo van los cruces?

De acuerdo con el profesional, ya se tienen los primeros cruces. Es decir, ya hay hembras nacidas de la camura criolla con la raza katahdín de México.
El katahdín no es lanar, tolera las altas temperaturas y por excelencia es gran productor de carne. Es de pelo.

A ese cruce F1 (camura criolla por kathadin) se les trabajará con la raza east friesian, la cual es originaria de Holanda y Alemania, pero tiene una característica que es sobresaliente: es la oveja más productora de leche.
“Con ese cruce se buscan animales de buen tamaño y de alta producción de leche, una de las falencias más significativas de la camura criolla. Hay que tener un animal lechero para que pueda criar un buen hijo”, agregó.

Los machos serán padrones para futuros cruces.
Seguidamente y respondiendo a la programación, a esas futuras madres se les cruzará con las razas productoras de carne de manera independiente, como por ejemplo, texel, ille de france y poll dorset. Ahí, se buscará la fortaleza y se elegirá el mejor elemento para asentarlo como raza.

“Cuando se tengan los primeros hijos se trabajan en cruces paralelos con el fin de darle fortaleza genética a la nueva raza y no tengamos problemas de regresión”, sostuvo.

Para Vera Cala ese animal se estaría logrando en los próximos 5 años.

Cualidades de cada una

East friesian: Es considerada la mejor productora de leche de las razas ovinas. En España, una cabra de alta selección puede dar nueve litros de leche diarios en dos ordeños; además, la calidad de la leche es superior a la de la vaca, pues tiene entre 21% y 22% de sólidos totales; mientras que la vaca se ubica entre 9% y 10%.

Posee una cola delgada y sin lana, muy similar a un ratón, pero gigante.

Texel: Es una raza originaria de Holanda. Es pequeña pero compacta y un macho puede llegar a pesar 70 kilos. Su gran condición radica en que es un ejemplar de poca grasa y su carne es muy magra, por lo que es considerada la raza “dietética”. Posee la mejor pierna de todas las razas ovinas, por lo que su jamón es muy apreciado en el mercado externo.

Poll Dorset: Se puede considerar la peso pesado de las ovinas. Un macho puede llegar a los 180 kilos y en el mundo ovino, sus costillas son las que más llegan al asador, dada su carnosidad y amplitud.

Ille de France: Según los expertos es la que mejor proporciona cortes terminados, por lo que es ideal para todos los gustos. De extraordinario peso, pues un macho puede llegar a tener 160 kilos.

Camura criolla: De alto vigor genético por su resistencia a los rigores del trópico. Las camuras pueden pastear tanto en la alta Guajira como en el Magdalena Medio, sin el menor de los reparos. Comen de todo y son de alta producción.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad