Vie Dic 9 2016
20ºC
Actualizado 09:18 pm

‘No’: una respuesta con doble filo | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-12-15 11:36:13

‘No’: una respuesta con doble filo

Muchos padres de familia optan por no ser permisivos con sus hijos porque piensan que de esa manera transmiten respeto y autoridad hacia los menores.
‘No’: una respuesta con doble filo

Incluso, a veces papá y mamá llegan al extremo de decirle ‘no’ a todo lo que piden, porque de esta manera pretenden educarlos así como los educaron a ellos cuando eran niños.    

Profesionales y expertos en el tema señalan que negar ‘porque sí’ tiene más consecuencias de lo que muchos piensan. Entre otras, un niño que se somete a restricciones frecuentes tiene más posibilidad de desarrollar una personalidad frágil y dependiente.

Lo curioso es que a pesar de ese ‘no’ rotundo, algunos menores no acatan las órdenes y actúan como si no les hubieran dicho nada.

“No entiendo porqué me desobedece”, “en qué idioma tengo que hablarle”, “me provoca sacudirlo para que reaccione” y “parece que lo que digo le entrara por un oído y le saliera por el otro”, son las expresiones de inconformidad más frecuentes en quienes han tenido la experiencia de ser padres.

¿Por qué pasa esto? Frente a este cuestionamiento, papá y mamá deben pensar antes de comunicarse con sus hijos, pues el desacato a la autoridad no siempre es un problema de los menores. A veces los progenitores tienen su cuota de responsabilidad, pues un ‘no’ tiene más implicaciones de las que parece.
    
El poder de lo que se dice

La palabra ‘no’ es una de las primeras que la persona aprende en la vida, está relacionada con la prohibición y papá y mamá suelen hacer uso del ‘no’ para censurar a sus hijos. Las expresiones más comunes de los padres hacia sus pequeños son: “no hagas” y “no digas”.

Así lo reconoce Carlos Mauricio Peñalosa Pedrosa, psicólogo y especialista en programación neurolingüística, quien afirma que los adultos muchas veces niegan o aprueban algo pero en muy pocos casos explican ‘porqué no’ o ‘porqué sí’. De esta manera están provocando que los niños sientan curiosidad de hacer o decir aquello que les están negando sin explicación alguna. Ésta reacción, desde la psicología, se conoce como ‘aprendizaje por error’, el cual está determinado por el deseo de buscar la razón de eso que se prohibió o negó.

Por su parte la psicóloga Maritza Gabriela Otero Corrales, especialista en neuropsicología y programación neurolingüística, destaca que es importante tener en cuenta que el cerebro lee al revés las órdenes negativas. Por ejemplo, si el padre le dice a su hijo “no se orine en la cama”, el cerebro lo asumirá como “cama orine se no”, quedando el ‘no’ suelto y fuera de contexto.
    
Lo mejor, destaca Otero Corrales, es reemplazar la palabra ‘no’ por otras más efectivas como ‘rechace’, ‘evite’ y ‘deje’, por ejemplo. Por su parte, Peñalosa Pedrosa sugiere responder con argumentos claros y sencillos. No es lo mismo decir “no coma eso” que “comer eso te hace daño”.

Tomar la iniciativa

Cuando se hace uso de la palabra ‘no’ como orden, el inconciente no la asume, diferente cuando se da como información. Tal es el caso de “no hay”, “no voy” o “no tengo”, por eso cuando se dice ‘no’ es necesario agregar una explicación para que el menor comprenda.

De acuerdo con la psicóloga, especialista en neuropsicología y programación neurolingüística, Maritza Gabriela Otero, muchas veces papá y mamá se quejan de que sus hijos no los obedecen, pero lo que no tienen en cuenta es que el problema es de los progenitores quienes no saben comunicarse con los pequeños.

El primer paso sugiere la profesional, es que papá y mamá tomen conciencia y cambien ellos mismos si quieren que sus hijos también lo hagan.

“Juegue con esas palabras que reemplazan el ‘no’ hasta que sientan que ya se han apropiado de éstas”, afirma la psicóloga al tiempo que agrega que también es bueno que los padres tengan claro que negarles todo a los hijos hará que no aprendan por sí solos. Así como papá y mamá ya vivieron sus experiencias, los pequeños deben vivir las propias.

El efecto contrario

El lenguaje con el que los padres educan a sus hijos juega un papel fundamental, porque los menores imitan todo lo que ven y oyen de sus padres.
Así lo reconoce Lucy Garnica Mayorga, psicóloga y especialista en semiótica, quien resalta que los padres no pueden criar a sus hijos como los educaron a ellos.

“Los adultos de hoy crecieron en una generación del ‘no’, como ‘no sales’, ‘no puedes comer eso’, ‘no tengas novio’ y finalmente hacían lo contrario: salir a escondidas, tener novio en secreto y decir mentiras todo el tiempo”, afirma Lucy Garnica, quien continúa diciendo que los padres deben reconocer que siempre existen mejores formas de comunicarse y expresarse. “No hay peor ciego que el que no quiere ver”, dice.

Es necesario que cada progenitor haga una autoevaluación y sea conciente de lo que es necesario cambiar.

TENGA CUIDADO

Un niño al que le niegan todo sin ninguna razón lógica, será un niño que se acostumbrará a desobedecer constantemente a sus padres. Son niños a los que constantemente les llaman la atención por indisciplina, son a los que siempre echan de los colegios, tienen más probabilidad de perder sus años académicos.
Dice la psicóloga Maritza Gabriela Otero.

LISTA
Consecuencias

La psicóloga y especialista en pedagogía y semiótica Lucy Garnica Mayorga, señala los efectos que pueden causarse en los niños cuando se les niega todo:

1 Más riesgo de tener una personalidad insegura.
2 Buscará constantemente la aprobación de otros.
3 Altas posibilidades de vivir carencia de autonomía.
4 Dependerá de los demás en diferentes aspectos.
5 Tendrá mayor riesgo de desarrollar baja autoestima.

LISTA
Unas mejor que otras

1 No corra: Camine más despacio / deténgase.
2 No coma eso: Eso le hace daño.
3 No camine descalzo: Caminar con zapatos es más saludable.
4 No sea grosero: Debe hablar mejor / es necesario que mejore su vocabulario.
5 No lo haga: Evite hacerlo.
6 No grite: Silencio por favor.
7 No lo toque: Si lo toca se daña.
8 No mire: Mire para otro lado.

 

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad