Roma, un museo vivo | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Dom Dic 17 2017
26ºC
Actualizado 02:54 pm

Roma, un museo vivo | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-12-15 23:29:12

Roma, un museo vivo

Roma para latinoamericanosUna temporada ideal para ir a la capital italiana es finalizando primavera e iniciando verano, por el clima tan agradable. Lo ideal es estar como mínimo unos cuatro días.
Roma, un museo vivo

Una de las formas de llegar es viajando a España vía aérea, por Avianca o Iberia, por ejemplo, y tomar un autocar para recorrer Europa.

Si usted es un turista autodidacta y se aventura a ir solo a Roma, se puede contactar por Internet con uno de los tantos hoteles que ofrecen sus servicios, que lo atienden desde la llegada al aeropuerto.

Moverse en autobús

Hay rutas turísticas de la Alcaldía de Roma, Atac Roma, que lo llevan por todos los sitios turísticos, en autobuses de dos pisos, que pasan a intervalos de 15 minutos. El tiquete cuesta 18 euros todo el día e incluye el mapa del recorrido.

Se empieza desde la estación central de los trenes, por la Vía Nazionale, llega a la Plaza Venecia, pasa por la Fontana de Trevi, en fin... Lo importante es que se puede bajar en cualquiera de las paradas y andar a pie por los lugares y monumentos históricos y turísticos. Y cuando ya quiera seguir su ruta vuelve a la parada y con el mismo tiquete aborda otro autobús para continuar el recorrido.

Por la Roma antigua

En el centro está la vía del Coliseo Romano, que es la vía de los Foros Imperiales, donde estaba toda la cúpula política de la Roma Imperial.

Esa vía lo lleva hasta la Plaza Venecia, donde está el Altar a la Patria, el Monumento al Soldado Desconocido y el balcón donde hablaba Benito Mussolini.

Pasa por la Plaza Valentini, en seguida está el Campiolo, que es la Alcaldía de Roma, el Teatro Marcelo, que son otras ruinas y la Boca de la Verdad, entre muchas otras atracciones.

En esa zona está la Fontana (Fuente) de Trevi, una de las más famosas del mundo, esculpida en roca por Bernini. Allí los turistas piden un deseo y de espaldas tiran una moneda a la fuente; es todo un ritual que no se puede perder.

También está el paso por la Plaza de España y la Plaza Nabona.

Otras ruinas de la Roma Antigua están en el puerto de Ostia, donde desemboca el río Tévere (Tíber) que llegaba hasta el castillo de San Angelo, comunicado  con el Vaticano por una muralla y que los papas usaban como fortaleza cuando se presentaron las invasiones bárbaras a finales del Imperio.

Desde Roma hasta Ostia en el Mar Tirreno hay como 30 minutos de recorrido. En el Tíber ahora se hacen tures en los batelos o barquitos y en verano hay un barco nocturno que navega por el río, hacer sus paradas y se puede cenar, bailar y disfrutar por 50 euros.

En mitad del río hay una isla donde está el hospital Fratebere Fratelli, de la Iglesia. A un costado, se realizan diversos eventos de tipo gastronómico, musical y cultural, que son programados para el verano por la Alcaldía de Roma, que da la información para cualquier turista que vaya, como museos, galerías de arte, teatro.

Vía Apia

También puede hacer el giro por la Apia Antigua, la visita a las fosas Ardiatinas, que datan del Holocausto; la Puerta de San Paolo, donde los partisanos italianos tuvieron los últimos combates con los nazis; la Pirámide Cestia. Todo esto es en el centro.

Para el Jubileo hicieron un trabajo excelente, lo único que falta por adecuar es el Coliseo. También están las ruinas de El Palatino y se han descubierto las ruinas de la casa del emperador César Augusto.

Puede ver el Circo Máximo (Massimo), del cual hoy sólo queda el óvalo y la tierra; las termas de Caracala, donde este emperador llevaba a los políticos opositores, los atendía y los asesinaba.

Roma moderna

De la parte moderna destacaría el EUR, Esposizione Universale di Roma, un proyecto que diseñó Mussolini y que parte de Plaza Venecia hacia el Mar Tirreno. Se parte desde Plaza Venecia por las Termas de Caracala a la Avenida Cristóbal Colón hasta la Plaza Navona, una de las más grandes y representativas de la Roma barroca.

Allá está la Catedral de San Paolo, una de las cinco catedrales de Roma.

LISTA
Consejos prácticos

• En Internet se puede informar, empaparse de los planes y hacer contactos.
• Llevar jugos y agua, aunque hay fuentes de agua alrededor del centro histórico.
• Es recomendable preparar sus sándwiches; hay charcuterías donde consigue los ingredientes. Lleve su morral.
• Llevar ropa cómoda si está dispuesto a hacer este tipo de turismo. Si es en primavera-verano, llevar camisa o camiseta, jeans o bermudas, tenis o sandalias.
• Usar zapatos cómodos para evitar pies ampollados y que se le dañe el plan.
• No ir en bermudas ni con escote al Vaticano.
• Utilizar y aprovechar el transporte público.
• Los buses turísticos de la Alcaldía de Roma arrancan desde la estación central o Términi, donde también se toman las líneas A y B del metro.
• Puede optar por el alquiler de motos y carritos eléctricos para cuatro personas.

Dónde comer

Hay una zona agradable y muy económica para almorzar o a cenar: el Trastévere o “Detrás del Tíber”,  donde se consigue comida casera muy rica, con 10 euros se compra un menú de primer plato, segundo plato, contorno, postre y bebida. Carne, pollo a la romana, los diferentes tipos de pastas, el vino de la casa. En los alrededores de San Pedro hay unos restaurantes sobre la Vía Vespasiano, donde puede almorzar por 10 euros.

Ir al Vaticano

Si quiere una audiencia privada con el Papa, puede programarla a través del Hotel Emmaus, por ejemplo, que queda a 100 metros de la Plaza de San Pedro.
Con uno o dos meses de anticipación se pone en contacto, ellos lo incluyen en su lista de espera, lo presentan al Estado de El Vaticano y le programan la cita, de manera que cuando usted viaja, con nombre propio, llega a su cita para conocer al Papa.

Allí, en un salón grande, el Papa recibe a un grupo de 20 a 30 personas, los saluda personalmente y con cada uno cruza algunas palabras y le da su bendición.
La cita con el Pontífice generalmente es por la mañana. Al otro día puede visitar el Museo El Vaticano, el Museo Egipcio y la Capilla Sixtina, desde las ocho de la mañana hasta las tres de la tarde.

Al Estado Católico de El Vaticano no se puede entrar en bermudas ni blusas escotadas porque lo hacen devolver.

No puede dejar de ir a la Basílica de San Pedro y ver su maravilloso Baldaquino.

También puede ir a las catacumbas, donde reposan los restos de mártires cristianos.

 

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad