Navidad triste para millones de colombianos | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-12-17 05:00:00

Navidad triste para millones de colombianos

Teresa, una mujer de edad indefinida, muestra en su cuerpo las huellas inconfundibles de la pobreza extrema. Vive en un ¬ďrancho¬Ē con sus seis hijos, en uno de esos asentamientos inhumanos que se expanden ¬Ėcomo un c√°ncer- en las ciudades colombianas. El futuro de su prole es incierto: el hijo mayor ¬Ėque hoy tendr√≠a 18 a√Īos- fue acribillado por hombres armados que mangonean en las barriadas. El de 17 a√Īos embaraz√≥ a una ni√Īa, ambos viven con Teresa.
Navidad triste para millones de colombianos

Su hija de 15 tuvo un beb√©, que tambi√©n los acompa√Īa. Teresa se inquieta por los menores, en un entorno social que los condena al rebusque en las calles y los basureros. O a la prostituci√≥n, las drogas o las bandas armadas.

Teresa no tiene servicios en su vivienda, √©stos son colectivos, bien colectivos: existe un sanitario por cada 40 personas. Un lavadero por cada 30. Por eso, muchos hacen sus necesidades y lavan sus ropas ¬Ėcomo en el siglo 19- en la quebrada cercana. Para cocinar, algunos utilizan un cilindro de gas que les cuesta 34.000 pesos y dura 20 d√≠as. Estas personas gastan m√°s en gas que una familia de estrato cuatro, que dispone de gas domiciliario. Como la mayor√≠a no puede pagar el cilindro, cocinan con madera o con electricidad, que es m√°s costosa. No para ellos, que se ¬ďcuelgan¬Ē ilegalmente de las redes el√©ctricas.

Para los pobres, cuyo n√ļmero crece en la medida que se profundizan los antimodelos neoliberales ¬Ėcomo el de este gobierno- las Navidades son tristes. Este a√Īo ser√° peor, por los desastres ocasionados por las lluvias, pero sobre todo por la inexistencia de pol√≠ticas serias de gesti√≥n ambiental en Colombia.

Otras cat√°strofes, como la de las pir√°mides, se desarrollaron en las barbas de un gobierno que no supo - ¬Ņo no quiso?- parar el fen√≥meno en sus or√≠genes, ni tampoco adelantar acciones correctivas inteligentes. Personas compasivas recolectan por estas fechas regalos para los m√°s pobres; son acciones que debemos apoyar. Sin embargo, el G√©nesis advierte: ¬ďganar√°s el pan con el sudor de tu frente¬Ē. Es que las limosnas (incluyendo los subsidios uribistas-reeleccionistas) no ayudan a construir ciudadan√≠a ni dignidad, como s√≠ lo hacen la educaci√≥n y el trabajo honrado. Pero la educaci√≥n y el trabajo escasean en sistemas socioecon√≥micos que no reducen sino que profundizan la desigualdad.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad