Por la vida | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Jue Dic 14 2017
20ºC
Actualizado 08:31 pm

Por la vida | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-12-19 05:00:00

Por la vida

¿Qué es lo que puede haberse inoculado en la cabeza del Ministro de Defensa cuando afirma, frente a otro supuesto “caso aislado” o “error” que cobra la vida de un ser humano, que “el gobierno está dispuesto a indemnizar a quien sea”?
Por la vida

Qué pensaría cualquiera de nosotros, si oímos la misma frase de boca del director de una clínica en la que desde hace años vienen cometiéndose errores que causan la muerte de pacientes? Hay sin duda, una distorsión primaria y esencial acerca de cosas tales como los fundamentos del Estado, los límites de las actuaciones de lo público, la superioridad de la ley y su vocación de permanencia en el tiempo, la restricción en la utilización de los medios sin importar lo deseable que sea el fin, entre otros.

Desde que la sociedad colombiana suscribió con anuencia culpable la tesis del “fin justifica los medios”, el Estado dejó de reposar en los valores fundacionales que se expresan en la ley superior, para pasar a responder a los impulsos de lo que en cada momento el Gobierno –y sólo el Gobierno- considera urgente, solventando cada desafuero con dos recursos tan inútiles como sínicos: uno, que “los errores se reconocen de cara al país”, y dos, la destitución de algún mando medio; ya sea para enfrentar violaciones a los derechos humanos, descalabros financieros masivos u oscuras actuaciones de los organismos de seguridad del Estado de las que son objeto la prensa o la oposición.

Que la sociedad colombiana haya tenido que defenderse de la guerrilla con paramilitares fue un desatino que derivó en una explosión de la institucionalidad sin precedentes, lo cual hoy nadie se atreva a refutar. Pero que a estas alturas esté demostrado que hay segmentos de población vulnerable a crímenes de Estado, es realmente escandaloso. Más aún lo es que lo que llamamos población civil, esté impávida, otra vez silenciosa y, por ende culpable.

Por eso aplaudo y me uno al movimiento “Ciudadanos por la Vida”, que por iniciativa de humanistas notables y promovido por ciudadanos de la talla de Rudolf Homes, está haciendo circular 300.000 tarjetas con la fotografía de las madres de Soacha, para animarnos a despertar frente a asuntos que, como los falsos positivos, son verdaderas crisis de Estado y no simples coyunturas de gobierno o asuntos aislados subsanables con indemnización.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad