Publicidad
Publicidad
Vie Dic 9 2016
25ºC
Actualizado 12:38 pm

‘Bienido’ Maya | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-12-21 05:00:00

‘Bienido’ Maya

En las últimas semanas, el país estuvo sumergido en la discusión sobre si quien a la postre resultó elegido como nuevo Procurador General de la Nación, el ex magistrado santandereano Alejandro Ordóñez, podría desempeñar cabalmente sus funciones, dadas las profundas convicciones religiosas que lo caracterizan.
‘Bienido’ Maya

Sin embargo, se ha pasado por alto no solo la situación en la cual el doctor Ordóñez recibe la Procuraduría, sino lo que es aún más importante, las causas por las cuales esa institución encargada de vigilar la conducta de los funcionarios públicos, está como está. Es decir, presa de la ineficiencia, víctima de la inoperancia, campeona de la indolencia y quien lo dijera, botín de la misma corrupción que supuestamente debería combatir.

En otras palabras, muy pocos se han detenido a examinar el balance de ocho años de administración de quien se encuentra próximo a entregar el cargo, Edgardo Maya Villazón.

Es que sus resultados difícilmente pueden ser peores y eso, teniendo en cuenta que sus predecesores no se destacaron precisamente  por haber cumplido sus obligaciones con diligencia y a cabalidad.

Lo cierto es que a Edgardo Maya Villazón se le robaron el país en la cara, sin que haya hecho mayor esfuerzo por evitarlo. Incluso, de ir un poco más allá en el análisis, se llega a ciertas decisiones emanadas por la institución que aún se hallan cubiertas por el manto de la sospecha.

En resumidas cuentas, para Maya fue más importante en sus 96 meses en el cargo figurar en los medios, que atacar el problema de la corrupción acérrima de raíz.

Es entonces ese cúmulo de razones el que arroja la conclusión de que de ahora en adelante, la religión es lo de menos. Al doctor Alejandro Ordóñez le espera una tarea monumental al frente de la Procuraduría, entidad de la cual no solo dependen la decencia y la esperanza del país entero, sino sobre todo, la transparencia en la manera en que se manejan los asuntos del Estado.

Asuntos en los cuales, vale la pena recordarlo, si la honradez y la moralidad primaran o a falta de éstas la impunidad absoluta no campeara gracias a ineficiencias como la de la Procuraduría, los presupuestos y los recursos de los contribuyentes alcanzarían para contar con un sector público que generara el desarrollo que 44 millones de colombianos tanto anhelan.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad