Publicidad
Publicidad
Jue Dic 8 2016
20ºC
Actualizado 09:18 pm

La ambig√ľedad como t√°ctica pol√≠tica | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-12-23 05:00:00

La ambig√ľedad como t√°ctica pol√≠tica

√Ālvaro Uribe V√©lez, como gobernante, ha hecho de la ambig√ľedad su m√©todo preferido para comunicar ideas. Pero, ¬Ņes atinado ha Guardar cer del uso de las ambivalencias una t√°ctica pol√≠tica?
La ambig√ľedad como t√°ctica pol√≠tica

La ambig√ľedad en pol√≠tica no es armon√≠a, por el contrario, es un mar de equ√≠vocos, de vaguedades, paradojas, contradicciones.

Am√©rica, desgraciadamente, ha sido tierra f√©rtil para las ambig√ľedades en materia pol√≠tica. Basta traer a la memoria la gran frase de combate que recorri√≥ a toda Hispanoam√©rica hace 200 a√Īos, en 1810, cuando los pueblos deseaban independizarse de la Corona Espa√Īola pero les daba miedo que se supiera cu√°l era su real prop√≥sito y por eso tuvo tanto eco la frase vaga y ambivalente de ¬ďViva el Rey, abajo el mal gobierno¬Ē. ¬ŅPodr√° haber algo m√°s ambiguo? Llevamos dos siglos criticando la contradicci√≥n que encierra esa m√°xima y aqu√≠ estamos, en pleno siglo XXI, con un Presidente que nutre la pol√≠tica de frases e ideas igual de ambiguas. ¬ŅNo se percatar√°n en la Casa de Nari√Īo que en pol√≠tica lo ambiguo genera desconfianza?

La ambig√ľedad no es nueva en el mundo de la pol√≠tica, de la cultura y de las ideas. Por el contrario, es tan vieja como la civilizaci√≥n misma. En la mitolog√≠a griega, seg√ļn Hes√≠odo, la ambig√ľedad era hija de Eris y ten√≠a numerosos hermanos: la fatiga, el olvido, el hambre, los dolores, los combates, las guerras, las masacres, los odios. Si esto era lo que pensaban los griegos de la ambig√ľedad, ¬Ņvale la pena m√°s de dos mil a√Īos despu√©s insistir en algo tan incierto y de tan mala reputaci√≥n a lo largo de la historia?¬† ¬†

La ambig√ľedad como t√°ctica es usada por los caudillos que dicen ser expresi√≥n de la democracia representativa, encarnar a un pueblo, pero que representan realmente todo lo contrario a aquello que pregonan.

El Presidente Uribe V√©lez, quien hasta hace poco tiempo con inteligencia supo interpretar el tipo de dirigente que ped√≠a el pa√≠s, en su tr√°nsito de dem√≥crata a caudillo ha perdido la medida de las proporciones y como veh√≠culo usa la ambig√ľedad, cayendo en contradicciones e incongruencias.

Colombia el a√Īo entrante debe escoger entre seguir construyendo una democracia y defender las instituciones o, como dice el ex-presidente Cesar Gaviria en entrevista a El Tiempo publicada el domingo pasado, ¬ď(poner) las instituciones al servicio de una persona¬Ē. No olvidemos que esta segunda v√≠a es autoritaria, anti-democr√°tica y lesiva del Estado de Derecho.

El a√Īo 2009 ser√° en Colombia el a√Īo de las definiciones en este crucial sentido. Que Dios nos lleve de la mano.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad