En 2008 se marchitó el poder de los Kirchner en Argentina | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-12-25 22:37:02

En 2008 se marchitó el poder de los Kirchner en Argentina

El poder hegemónico que la presidenta argentina Cristina Kirchner tenía con su esposo y ex jefe de Estado, Néstor Kirchner, se marchitó en 2008, consumido por un conflicto con agricultores, choques con la clase media, maratones de promesas incumplidas y una fuga de aliados.
En 2008 se marchitó el poder de los Kirchner en Argentina

La popularidad del gobierno peronista socialdem√≥crata se desplom√≥ de 65% a 25%, en una pesadilla pol√≠tica para los Kirchner iniciada cuando un fiscal de Estados Unidos denunci√≥ que dinero de contrabando desde Venezuela hab√≠a financiado su campa√Īa electoral.

"¬°Es un operativo basura de inteligencia (estadounidense)!", reaccion√≥ con furia hace un a√Īo Cristina Fern√°ndez de Kirchner, reci√©n asumida.

Pero el juicio por el caso de una maleta con 800.000 dólares confiscados al empresario Guido Antonini Wilson en Buenos Aires al bajar de un vuelo oficial condenó a un grupo de espías venezolanos en Miami y arrojó sombras de sospecha sobre el gobierno.

Tan sólo cuatro meses después de recibir el bastón presidencial de manos de su marido, Cristina Kirchner quedó envuelta en una feroz puja con patronales del campo por el reparto de la multimillonaria renta agraria de un país que es fuerte proveedor agrícola mundial.

"¡No quieren distribuir la riqueza!", disparó la presidenta a los agricultores en huelga, cuya cruzada contra el alza en los impuestos a las exportaciones de alimentos tuvo fuerte apoyo de la clase media y la oposición.

Y sólo en el caso de la soja, la cosecha anual estaba valuada en 24.000 millones de dólares, poco menos de la mitad del total de exportaciones.

"¬°Esto es una confiscaci√≥n!", bramaron los productores de la m√°s grande protesta agraria en 100 a√Īos, con 128 d√≠as de tensi√≥n, cacerolazos, mitines multitudinarios y guerra de insultos, hasta derrotar el plan del gobierno en el Parlamento.

El plan fue tumbado por el propio vicepresidente Julio Cobos, con un voto de desempate como titular del Senado, iniciando una deserción de aliados de la Unión Cívica Radical (UCR, socialdemócrata), la segunda fuerza parlamentaria.

"La clase media urbana fue solidaria con la clase media rural. El gobierno estuvo poco cauto con su aumento impositivo", dijo Torcuato Di Tella, sociólogo y ex secretario de Cultura.

Jirones de poder dejaron los Kirchner en su afán por imponer el plan a toda costa y disfrazarlo de una epopeya antioligárquica, pese a que los cinco grandes grupos agroexportadores se mantenían al margen.

"Si la izquierda peronista decía que el peronismo es el hecho maldito del país burgués, se podría decir ahora que las clases medias son el hecho maldito del país peronista", dijo Carlos Altamirano, profesor e investigador de la Universidad de Buenos Aires.

Cobos, celebrado por la clase media como un mesías, se convirtió en un opositor presidenciable dentro del propio gobierno, mientras poderosos jefes peronistas desencantados pasaron a la oposición.

"El vicepresidente votó a favor de acuerdos y consensos. Estamos en una Argentina muy dividida", opinó la socióloga y consultora Graciela Rommer.

La presidenta Kirchner anunció que saldaría en un solo pago al Club de París una deuda de 6.700 millones de dólares y un nuevo canje para tenedores de bonos en mora, pero la crisis global hizo pedazos la intención.

Mientras, el anuncio de un tren bala Buenos Aires-Rosario-C√≥rdoba, el polo de las tres m√°s grandes ciudades, qued√≥ tan frenado como la locomotora pol√≠tica kirchnerista, cuyo combustible hab√≠a sido un crecimiento de la econom√≠a de casi 9% anual en cinco a√Īos.

Pero en otro s√ļbito golpe de tim√≥n, ahora estatista, el gobierno logr√≥ la eliminaci√≥n de los fondos de pensi√≥n privados y la expropiaci√≥n de la endeudada compa√Ī√≠a de bandera Aerol√≠neas Argentinas, con sendas leyes sancionadas por el Congreso.

Acorralados por el enfriamiento de la economía a raíz de una crisis mundial que subestimaron, los Kirchner atraviesan una cornisa rumbo a las elecciones parlamentarias de 2009.

 
 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad