HAGASE OIR | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Vie Dic 15 2017
20ºC
Actualizado 09:47 pm

HAGASE OIR | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-12-26 05:00:00

HAGASE OIR

HAGASE OIR

Con el ingreso de muchos escritores latinoamericanos importantes y otros narradores latinoamericanos al campo de la política activa, el tema ha cobrado una importancia extraordinaria hasta el punto de que ya se han creado varios bandos que en forma encarnizada libran una batalla sobre la conveniencia y la inconveniencia de adoptar semejante actitud.

Se ha dicho que el escritor tiene como misión cumplir una finalidad estrictamente literaria una tarea, esencialmente artística. Pero después de la segunda guerra mundial, Sartre consideró que la literatura prestaba un importante servicio al desarrollo político-social. Los escritores de todas las latitudes salieron del escondrijo en donde se hallaban exiliados, y se incorporaron a la lucha que se libraba por la justicia. Nació entonces la literatura comprometida.

Para hablar de los escritores más representativos, en estados Unidos John Steinbeck, William Faulkner, Errnest Hemingway; en Francia Camus, Sartre, Nalraux; en Chile Pablo Neruda; en los demás, países latinoamericanos Juan Rulfo, Cortázar, Carpentier, Vargas Llosa, Carlos Fuentes, García Márquez; se dieron a la tarea de escribir obras donde enjuiciaban la miseria y el atraso.

Fue una literatura beligerante. Novelas donde los personajes no se derretían de amor, sino hombres de carne y hueso que luchaban, se enfrentaban con decisión y coraje a todas las asechanzas y amenazas.

En el mundo contemporáneo el escritor tiene que ser un combatiente. Inclusive para defender, su propia subsistencia.
La organización social no permite posiciones pasivas, actitudes indiferentes, y quienes las asuman se exponen a ser triturados por el poderoso engranaje, por la aplastante maquinaria.

La falta de solidaridad, la ausencia de calor humano, los múltiples factores excluyentes, la insensibilidad reinante, comprometen a todo el mundo en la lucha. En una civilización que se precia y se enorgullece de ser eminentemente pragmática, el escritor tiene que restablecer el equilibrio. Rescatar los profundos valores de la sociedad, antes de que ella se hunda en el materialismo disolvente.

Guillermo Reyes Jurado

 

La solución a las ventas ambulantes

Las distintas actividades comerciales de la ciudad, se desarrollan tanto en el centro como en los barrios, donde hay almacenes, tiendas, farmacias, talleres, laboratorios,  entre otros, y en algunos de ellos las entidades comerciales tienen sucursales para facilitar a la ciudadanía la realización de sus operaciones y la adquisición de sus productos.

Se cree que, tanto para el Gobierno Municipal como para la ciudadanía en general, sería más práctico distribuir los vendedores ambulantes en locales en esos barrios, en lugar de construirles en el centro un edificio de varios pisos, donde puedan vender sus mercancías.

En años anteriores, cuando el grupo de vendedores era más pequeño, se les adjudicó un edificio, el cual, después de corto tiempo subarrendaron y regresaron de nuevo a las vías públicas, con el argumento de que el bajo volumen de ventas en esos locales, no les producía para sostenerse y pagar sus obligaciones.

Como las actividades comerciales han existido y existirán siempre en toda la ciudad, con la realización de este proyecto que se sugiere, hay que aportarles la idea de que dispersos en la ciudad mejorarán sus ventas, en lo cual hay que insistir con el objeto de poder lograr el despeje de las vías públicas, que es el fin que se persigue.

Arturo Galeano Alvarez

Temporada con trancones

Dónde están los funcionarios/ en dónde la autoridad/ huecos, trancones y ruidos/ tarjeta de Navidad.
Ciudad con miles trancones/ merecen miles reproches/ merecen que se adelanten/ los trabajos por las noches.
Por las noches debe hacerse/ estos trabajos trazados/ y darle oportunidad/ a tantos brazos cruzados.
Bucaramanga requiere/ respeto por la ciudad/ y su gente pide y quiere/ silente su navidad.
Una Navidad real/ de otro año que va a nacer/ sin accidentes, ni ruidos/ año nuevo en Santander.
Respetados funcionarios/ manos en sus corazones/ evitemos accidentes/ mermémosle a los trancones.
Si nuestro sueño nocturno/ se torna en realidad/ que vengan las noches buenas/ y una Feliz Navidad.

Alberto Flórez Flórez


“ Violencia”

Colombia es un país de frases inventadas generalmente por altos funcionarios, o por políticos en trance de vitrina, para bautizar campañas que a veces no pasan de ser meros embelecos publicitarios.

También las inventan para estimular la solidaridad humanitaria de la gente, para que suelten dinero en obras de beneficiencia que debieran crear y organizar obligatoriamente los gobiernos.

Con el dinero de los contribuyentes se debe crearhospitales, asilos, orfelinatos, puestos de salud, institutos de rehabilitación de inválidos o auxilios para víctimas de calamidades.

Vivimos una sociedad violenta por naturaleza, una cosa es que existan violentos, y otra muy distinta, es que el gobierno sea igual o peor, dejar que muera gente en la selva, es violencia.

Luis Pinto Gómez

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad