Publicidad
Publicidad
Mié Dic 7 2016
20ºC
Actualizado 06:16 pm

HAGASE OIR | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-12-29 05:00:00

HAGASE OIR

HAGASE OIR

La primera falla se presentó cuando se encargó el cobro en Bucaramanga y Santander al señor Héctor Suárez (q.e.p.d.), que según su interpretación debían pagarla hasta los conductores de buses y autos de servicio público.

La ley de Sayco Acinpro dice: (artículo 164) “No se considera ejecución pública para los efectos de esta ley, la que se realice con fines estrictamente educativos, dentro del recinto e instalaciones de los institutos de educación, siempre que no se cobre suma alguna por el derecho de entrada. También los comerciantes que no tengan ningún beneficio económico por dicha ejecución, los cuales serán categorizados por el Ministerio del Interior”.

¿Cuál es el espíritu de la ley? Debe pagar impuesto a Sayco Acinpro los establecimientos públicos que exploten la música, por ejemplo, bares y cantinas o los lugares donde se presenten conjuntos musicales y artistas, cuya entrada es totalmente paga y en consecuencia el recaudo es por su presentación.

¿Cómo puede Sayco Acinpro abusar, pretender cobrarle a los establecimientos que sus ventas y en consecuencia sus ganancias, son por vender mercado?
¿Será que las señoras al ir al mercado, primero escuchan unas cuantas rancheras, tangos, o por lo menos un bolerito?

Inmediatamente se empezó a cometer estos abusos fui el primer defensor. En todos los medios en que me desempeñaba y además dueño de emisora, como periodista, siempre reproché esa actitud que sólo busca enriquecer a unos cuántos a costa de los comerciantes.

Por mis críticas en ese entonces el alcalde Remolina Ordóñez suspendió una resolución que convertía a los funcionarios públicos en cobradores de impuestos de una entidad privada como es Sayco Acinpro.
Lo más vergonzoso y censurable de Sayco Acinpro es que los autores compositores e intérpretes se siguen muriendo de hambre y para sus entierros hay que hacer rifas.

Pedro J. Chinchilla Meza


Tras de casado apaleado

Las ‘pirámides’ han dado pie para someter a sus pobres ahorradores a toda clase de epítetos, escarnios y caricaturas burlescas (la avaricia es algo que nos fastidia en los demás), pero nunca hemos criticado a los que han perdido millonarias sumas en bolsas de valores y otros papeles y con ellos sí hemos guardado conmiseración y respeto que es lo justo.

Si esos ahorradores creyeron que en esa forma iban a salir de su miseria, son dignos de lástima y no de burlas.

No olvidemos la famosa frase de Pambelé que es mejor ser rico que pobre y no falta el buen ladrón que se aproveche de esa ilusión.

Graciela de Salcedo

Salario mínimo

Mientras mis compatriotas congresistas se ganan la bobadita de $22 millones, con todas las garantías legales, y terminaron período legislativo el pasado 16 de diciembre y regresan el próximo 16 de marzo, los colombianos nos preguntamos ¿cuántos días laboran en el año?
Y qué decir de los honorables diputados, que también devengan sumas parecidas.

Por su parte el salario mínimo será reajustado un 7%. Tal aumento es ridículo y no supera los $500 mil mensuales.

Ahora, si revisamos las cifras, un llamado padre de la patria  gana $700 mil diarios. Los asambleístas rondean los $500 mil  diarios.

Cómo puede sobrevivir un obrero que tiene que laborar hasta 12 horas diarias con un salario mínimo. Ahí se nota la desigualdad que existe entre salarios de la clase trabajadora y los grandes funcionarios del Estado.

Nota al margen: Los congresistas santandereanos son invisibles en los diferentes debates que se originan en el Congreso de la República, pero para cobrar sus grandes dietas parlamentarias sí son visibles. Ellos no se acuerdan que el pueblo santandereano los eligió para proponer proyectos y representar a la clase humilde trabajadora.

Guillermo Mejía


Bodas de Oro en la Normal de Piedecuesta

En un acto sin precedentes en la Normal Superior de la Villa de San Carlos presidido por el rector Elías Cediel, se rindió homenaje a la primera promoción de maestros: José Alpidio Anaya, Luis Joaquín Ardila, Néstor Ardila Mejía, Hisnardo Blanco Alarcón, Miguel Carrero Carrillo, Gerardo Cáceres Suárez, José del Carmen Mantilla, Enrique Santos Jerez, Humberto Sepúlveda Archila y Álvaro Vargas Grass.

Por motivos personales no pudieron asistir: Jorge Rey, Álvaro León, Justo Pastor Ríos y Príncipe Espinoza. Han fallecido: Luis Manuel Carrillo, Luis Baudilio Calderón, Luis Antonio Gómez y Jorge Ordóñez Hernández.

Además hicieron presencia egresados de la Normal y numerosos exalumnos de otras promociones.
También fue un homenaje a la Normal en sus 55 años de existencia, una de las instituciones más importantes con que cuenta la educación, pues ha graduado aproximadamente un poco más de 3.000 profesionales, distribuidos en toda Colombia.

Alfonso Prada García.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad