Publicidad
Publicidad
Sáb Dic 10 2016
25ºC
Actualizado 04:11 pm

La Alcaldía ‘quemó’ la tradición del carrancio | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-12-30 05:00:00

La Alcaldía ‘quemó’ la tradición del carrancio

Aunque no morirán en la hoguera, es un hecho que sí pasarán al cadalso. Es más, a muchos de ellos les anticiparon la condena e incluso algunos mueren hoy. Y si alguno aguanta hasta mañana, 31 de diciembre, terminará arrumado en los patios de la Policía o, en el mejor de los casos, en la cesta de la basura.
La Alcaldía ‘quemó’ la tradición del carrancio

Hablamos de los carrancios, más conocidos como ‘Años Viejos’. Estos muñecos, hechos de cartón o papel y repletos de pólvora, de manera literal, tienen sus minutos contados.

¡Así como lo lee!

De hecho, se podría decir que hoy se quema la tradición de incinerar estos matachos. La Alcaldía de Bucaramanga anunció que no permitirá que ninguno de ellos termine en la hoguera pública, incinerados a las 24:00 horas del 31.

¡No! no es que el Municipio desee salvarlos. ¡Todo lo contrario! el Gobierno Local se les quiere adelantar a las fogatas y se propuso exterminarlos cuanto antes, eso sí, sin prender ni un solo fósforo.

Esa es la sentencia oficial.

Las autoridades locales procedieron ayer al decomiso de todo muñeco que se encuentre en las calles o andenes, independientemente de que tenga o no, artefactos pirotécnicos.

Así lo advirtió Néstor Castro Neira, alcalde encargado de Bucaramanga, al tiempo que señaló que la idea  hace parte de la campaña que adelanta la Administración Local para evitar que los niños o los propios adultos terminen el año con quemaduras por acción de la pólvora.

En la tarde de ayer se expidió la norma oficial que les exige a los bumangueses abstenerse de quemar ‘Años Viejos’, so pena de drásticas sanciones. Se trata del Decreto 0294.

El funcionario les recordó a los promotores de estos carrancios que el simple hecho de quemar el “Año Viejo”, aunque este no contenga pólvora, significa un gran peligro para la población, debido a los materiales que se utilizan para su realización como aserrín, ropa y plásticos, entre otros.

“La pólvora está prohibida en Bucaramanga y estos muñecos pueden causar amarguras en la despedida de año. Por eso, insistimos que ni una luz de bengala debe ser usada por nuestros menores en estas fiestas”, puntualizó el Alcalde Encargado.

¿DE DÓNDE VIENE ESA COSTUMBRE?

La idea de quemar los ‘Años Viejos’ es muy antigua. Llegó al continente suramericano desde Europa, junto con los conquistadores y empezó a adaptarse en algunos países latinos.

Según las fuentes antropológicas, esta tradición ha sido desarrollada por los católicos españoles quienes entre los años 700 y 1400, durante la colonización de la Península Ibérica por los árabes, elaboraban monigotes para festejar el día de San José, el 19 de marzo, en Valencia.

En Colombia, las familias confeccionan los carrancios unos días después de Navidad. Los visten en ropa vieja, mientras que los niños recogen el dinero para poder comprar la pólvora y llenarles la barriga. Luego, los ponen fuera de las casas, sentados en una silla, junto con una botella de licor, para que allí esperen su última hora: las 12 de la noche del 31 de diciembre.

Los materiales explosivos le dan un toque especial al ritual. El muñeco se quema en la calle, mostrando sus tripas de trapo, sesos de periódico y la sonrisa de la esponja, ante la vista de todo el mundo.

MUERE UNA TRADICIÓN

Gabriel Colmenares, uno de los más reconocidos diseñadores de carrancios en el barrio La Joya, calificó la decisión de la Alcaldía como “una triste despedida de la tradición de los años viejos”.

Dijo que, con tal medida, quedarán atrás las viejas historias de aquellas familias que quemaban sus malos recuerdos del año y que vestían a sus carrancios para las ceremonias especiales que se cumplían todos los 31 de diciembre.

 

 

Publicada por
Contactar al periodista
Ahora en Whatsapp
Publicidad
Publicidad
Publicidad