Temas Urbanos | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-12-30 05:00:00

Temas Urbanos

Medidas frágiles.- Seguimos vendiendo el sofá; no es que soluciones transitorias para tratar problemas estructurales deban abandonarse; pero confundir lo uno con lo otro asegura que las grandes lacras nacionales se mantendrán ahí, parasitarias, alimentándose de campañas electorales y gobiernos de arrieros dicharacheros.
Temas Urbanos

De la misma manera que se pretende solucionar el problema de la pobreza endémica con caridad decembrina –el chocolatico, el regalito, la ropita- para dejar en el completo desamparo los 11 meses siguientes; llegado el verano y ya repartidos los mercaditos, se olvidó el desbordamiento de los ríos y las obras de infraestructura que andan esperando siglos, desde cuando los indígenas zenúes, si no atacaban totalmente las inundaciones periódicas, por lo menos hacían el intento de prevenirlas con grandes sistemas de canales como espinas de pescados gigantes en el Valle del San Jorge, aún perceptibles desde la altura en la época seca.

Pero descansamos dejando que el simple paso del tiempo solucione problemas; nuestra cultura es de esperanzas providenciales sin retos y cuando volvemos a la civilidad es para dar más de lo mismo con decisiones jurídicas salvadoras, concediendo a la ley por sí sola alcances intrínsecos milagrosos. O con medidas balbucientes como sucede con las tomadas por la Alcaldía bumanguesa para controlar el uso de la pólvora. En 20 días se autorizó, se prohibió y de nuevo se autorizaron ventas al público.

Sí, está bien; primero los niños y la seguridad de los ciudadanos; pero lo que se debe atacar, educando, es el manejo inexperto, dejar que los menores la manipulen; como debe hacerse con el gas, la gasolina, las aguas torrentosas, comidas, medicinas –“fuera del alcance de los niños”-; los mismos ejercicios escolares y juegos agresivos, violentos, de venta libre en almacenes, son igualmente causantes de accidentes lamentables. Por lo demás, restringir el uso de la pólvora, de ascendencia española y arraigo poscolombino, solo días antes de la temporada, lesiona intereses de familias que desde mitad de año consiguen recursos para invertirlos en lo que por tradición saben hacer. Es volver a vender el sofá creyendo que con medidas frágiles desaparece la irresponsabilidad de los padres con sus hijos, que los clasifican machos cuando echan el primer volador. Ojalá fuese cierto.

Adenda: Lecturas para el descanso ¿tedio? vacacional: El Viaje del Elefante (José Saramago), A Las puertas del Ubérrimo (Iván Cepeda y Jorge Rojas), Mucha Tela qué Cortar (Pierre Raymond), El País de la Canela (William Ospina), Geo von Lengerke Constructor de Caminos (Alvaro Pablo Ortiz).

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad