Se conserva la tradición de los muñecos de “año viejo” | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Lun Dic 11 2017
20ºC
Actualizado 09:37 pm

Se conserva la tradición de los muñecos de “año viejo” | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-12-31 05:00:00

Se conserva la tradición de los muñecos de “año viejo”

Se conserva la tradición de los muñecos de “año viejo”

Y por estos días es muy común ver a los jóvenes improvisando peajes con el fin de conseguir el dinero necesario para la pólvora del carrancio.

En Barro Blanco, los jóvenes no representaron un personaje en especial, pero se la ingeniaron y pusieron a flote la creatividad en la elaboración de su propio carrancio, con el que quemarán todas las cosas negativas de este 2008 que termina.

A diario, algunos jóvenes del sector sacan su carrancio, al que por cabeza le adaptaron un balón en desuso, y para simular los ojos pusieron unos grandes lentes oscuros.
Lo propio hicieron varios jóvenes de otra urbanización que apenas está naciendo en Piedecuesta.

Sin embargo, las personas que ya habitan en el sector diseñaron un carrancio sobre una carretilla.

A diario esperan la colaboración de las personas que por allí transitan, con el fin de reunir dinero para comprar la pólvora con que rellenarán el muñeco de año viejo.

Vale la pena recordar que en Piedecuesta no existe ningún tipo de restricción para la venta de pólvora, sin embargo las autoridades recomiendan que estos muñecos sean manipulados por personas adultas.

Algo de historia

Año viejo es un monigote que representa básicamente el año que termina, elaborado con ropa vieja, cartón o papel, relleno de paja o aserrín y con frecuencia con artefactos pirotécnicos, para ser quemado a la media noche del 31 de diciembre.

La tradición se vive en un gran número de países latinoamericanos, desde México hasta Uruguay aunque la costumbre está más arraigada desde el punto de vista popular en Ecuador y Colombia.

Su incineración a la media noche del 31 de diciembre es un ritual de purificación para alejar la mala suerte y de transición pues también se celebra la llegada del nuevo año. En muchos lugares, después de la quema, se lee un “testamento”, en el cual el “difunto” con lenguaje irónico o satírico hace recuento de los sucesos y da recomendaciones a sus protagonistas.

En otros países

En Ecuador: la costumbre está popularizada en todo el país, en la zona interandina los monigotes son construidos con ropa vieja y rellenos de papel periódico o aserrín y luego son colocados una careta o mascara con la cara del personaje a quemar ese año.
En Venezuela: la quema del Año Viejo se celebra en los estados Táchira y Mérida.
En Uruguay: el monigote representa a Judas aunque se le queme el 31 de diciembre y los niños a veces representan personajes admirados por ellos.
En Chile: la costumbre ocurre particularmente en las regiones del norte (Arica, Iquique, Tocopilla, Antofagasta) en donde se habla de la Quema de Monos.
En Argentina: la costumbre es popular particularmente en la ciudad de La Plata desde época reciente.
En México: el ritual se inicia dos o tres días antes del Año Nuevo cuando el monigote es puesto al frente de la casa con un recipiente para recabar limosna, que será empleada para comprar cohetes y golosinas.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad