Publicidad
Vie Feb 24 2017
22ºC
Actualizado 06:43 pm

Cartagena y los desplazados por el “progreso” | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-12-31 05:00:00

Cartagena y los desplazados por el “progreso”

Cuando visito Cartagena (mi ciudad natal) termino con la impresión de que la calidad de vida de los cartageneros tiende a  degradarse. Durante mi niñez viví con mis padres en el barrio El Bosque, que en esa época era realmente un bosque, localizado en las cercanías de la Bahía de Cartagena. Por ello, en el patio de nuestra casa, anidaban armadillos, los cangrejos se paseaban y muchos pajaritos revoloteaban en los árboles de mango, mamón, níspero y caimito. Esta última una fruta exótica que prácticamente ha desaparecido de Cartagena.
Cartagena y los desplazados por el “progreso”

Hoy, El Bosque es un desierto invivible colonizado por bodegas, empresas y camiones. La cercana Isla del Diablo, que visitábamos en canoa, ha desaparecido. Fue anexada al continente a través de descomunales rellenos y hoy sirve de puerto y bodega. Éstas y otras barbaridades ambientales explican por qué los peces han desaparecido de la Bahía y la Ciénaga. El pargo y la sierra (antes platos típicos) en diciembre solo se consiguen en los grandes restaurantes. Muchos de los vecinos de El Bosque (incluida mi familia) huyeron despavoridos hace años, desplazados por el presunto progreso.  

El Bosque no es un caso aislado, pues es generalizado el deterioro que han experimentado los barrios de Cartagena. Incluso la península de Bocagrande, antes poblada de bellas casas, hoy esta demencialmente saturada de  moles de vidrio, metal y concreto. En los barrios populares es peor. En la zona suroriental sobreviven en condiciones infrahumanas cientos de miles de personas, asediadas por el hambre, las enfermedades y la inseguridad. Muchas de estas familias han sido desplazadas de los antiguos barrios de Cartagena, por diferentes motivos. Hacia el norte, el antiguo pueblo de pescadores de La Boquilla, prácticamente desapareció, desplazados sus habitantes por los nuevos hoteles.

Es una realidad que no perciben los turistas, sobre todo que las autoridades desplazan a los vendedores ambulantes  y habitantes de la calle, mientras dura la temporada turística. Los visitantes solo perciben la belleza del sector amurallado y su artificial seguridad, lograda cerrando calles que son cuidadas por muchos policías. Allí, en el Centro, también han sido desplazados cartageneros por gentes de otros lares que compran las pintorescas  viviendas y las remodelan. Algunos llaman  progreso a todo este desastre. Pero (para muchos cartageneros) lo único que “progresa” en la Ciudad Heroica es la miseria, la contaminación y la inseguridad.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad