Publicidad
Publicidad
Sáb Dic 10 2016
19ºC
Actualizado 06:09 pm

Deseos de año nuevo | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-01-03 05:00:00

Deseos de año nuevo

Como caídos del cielo, en estos días en que uno piensa en cualquier cosa menos en escribir una columna de opinión, me llegaron los “Deseos de año nuevo” de Enrique Pinti, un pibe que además de humorista es actor y dramaturgo. Pinti, con quien se identifica plenamente Crótatas, expresa así lo que quiere en este nuevo 2009:
Deseos de año nuevo

“No pienso incluir en mis deseos positivos a los que gobiernan haciendo negocios con las guerras; a los que engañan a sus pueblos con estadísticas inventadas por sus propios equipos; a los “buenos opositores” que, al ejercer el poder, amplían los errores que tan acertadamente solían criticar; a los que hacen de la medicina un torpe negocio y a los gobiernos que permiten que la salud sea patrimonio de los que pueden pagar; a los que se preocupan por la educación sólo en los discursos, pero que la dejan abandonada a su propia suerte; a los que eligen la violencia, el terrorismo, la intimidación y la muerte como camino para llegar a sus metas, que por justas que sean se desvirtúan en el mismo momento en que se detona la primera bomba, el primer disparo y la primera pedrada; a los que siguen con prejuicios y marginan gente por raza, religión, política, sexualidad o clase social, más allá de las “correcciones políticas” de ocasión, que se expresan en público para no quedar como retrógrados, pero que en el día a día se ponen en evidencia a cada rato; a los hipócritas que critican lo que ellos hacen a escondidas aprovechando contactos con “el poder”, ya sea legal o mafioso”.

“A todos esos y a muchos más, que seguramente habrán quedado en el tintero de la bronca, no les puedo desear un feliz y próspero Año Nuevo porque si a esos les va bien al resto nos va a ir muy mal, porque los saludos y buenos deseos tienen que ir a todas las personas de buena voluntad; a los que viven y dejan vivir; a los que saben que la mortaja no tiene bolsillos; a los que no se creen los mejores ni los más pícaros ni los más inteligentes; a los que aprenden a disfrutar de las cosas buenas que les pasan a los demás y en lugar de envidiar hasta el reviente de la bilis tratan de asimilar esas felicidades ajenas y, en todo caso, emular a esos seres especiales en todo lo bueno que hayan hecho. A esos sí: ¡MUY FELIZ AÑO NUEVO!”

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad