Aprender para no olvidar | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-01-03 05:00:00

Aprender para no olvidar

Hace cincuenta a√Īos los barbudos de Sierra Maestra entraban triunfantes a La Habana terminando la funesta dictadura de Fulgencio Batista. Se iniciaba as√≠ una era que a√ļn no termina aunque su comandante, Fidel Castro, se encuentre en uso de buen retiro.
Aprender para no olvidar

Cincuenta a√Īos en donde han pasado ya diez presidentes de E.U. que han mantenido un f√©rreo bloqueo econ√≥mico y el mundo ha asistido a la ca√≠da del Muro de Berl√≠n que sirvi√≥ de s√≠mbolo a la ca√≠da del bloque socialista de la cual Cuba era una de sus representantes. La peque√Īa isla casi origina una guerra mundial con la c√©lebre crisis de los misiles y ha sido protagonista directa o indirectamente en la pol√≠tica latinoamericana en los √ļltimos lustros. Amada y odiada sin lugar a dudas no hay t√©rmino medio para calificarla.

¬ďAquel que renuncia a ser ense√Īado est√° condenado a olvidar lo que aprendi√≥¬Ē es un proverbio jud√≠o que podr√≠amos aplicar a este medio siglo de revoluci√≥n cubana. Recuerdo que en mis √©pocas universitarias los sucesos de la Isla le ense√Īaban al coraz√≥n joven la posibilidad de justicia social. Eran √©pocas de Somoza en Nicaragua y otros gobiernos d√©spotas que eran respaldados por gobiernos americanos reflejando incongruencias en lo que supone deber√≠an ser principios democr√°ticos. Tambi√©n vimos c√≥mo socialismos diferentes como los de Allende en Chile eran cercenados violentamente. Todo esto en un marco de guerra fr√≠a en donde no hab√≠a t√©rmino medio lo cual hac√≠a a√ļn m√°s dram√°ticos los contrastes. Hasta la religi√≥n no escap√≥ de la paradoja ya que en esta √©poca aparecieron con m√°s fuerza exponentes de la teolog√≠a de la liberaci√≥n como Ernesto Cardenal y Camilo Torres lo cual hac√≠a que en la pr√°ctica el marxismo y el cristianismo tuvieran una curiosa convivencia. Hab√≠a all√≠ tambi√©n algo de David y Goliat donde la peque√Īa isla resist√≠a desde invasiones (Bah√≠a Cochinos) y embargos econ√≥micos (vigentes a√ļn hoy).

¬ŅQu√© podemos decirle hoy al jud√≠o de nuestra par√°bola? ¬ŅPodemos aprender de los sistemas de salud y educaci√≥n de los cubanos considerados de primer nivel? ¬ŅHabr√≠a la posibilidad que la Isla se beneficiara de procesos integraci√≥n econ√≥mica a cambio de pol√≠ticas positivas en derechos humanos, tal√≥n de Aquiles se√Īalado por sus cr√≠ticos? ¬ŅEs hora de cesar el embargo eterno de E.U.? Lo cierto es que el destino de Cuba estar√° en manos de una nueva generaci√≥n, ellos construir√°n su futuro.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad