HAGASE OIR | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Lun Dic 18 2017
20ºC
Actualizado 05:40 am

HAGASE OIR | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-01-03 05:00:00

HAGASE OIR

HAGASE OIR

Parecería que los partidos en lugar de coadyuvar a la transformación del país, sacarán ventajas de las crisis. Frente a tal situación surgen opiniones anti partidarias que sugieren que los conflictos hay que eliminarlos. Además que el Estado debe ser un aparato tecnocrático con los ojos puestos en un cometido fijo, insensible a presiones sociales, árbitro imparcial cuando sea menester. Bajo esta visión los políticos deben ser agentes del gobierno para apaciguar a los electores.

Se pasa por alto que si los partidos logran expresar aspiraciones colectivas y son fieles a las plataformas que los distinguen de otros partidos, confieren autoridad y poder a sus miembros. Igualmente, si un acto o medida afecta a la sociedad deben hacer público su examen.

En la democracia, además de los procedimientos, están las aspiraciones y la gratificación de intervenir en el trazado de los caminos que recorremos.
Si bien es cierto que toda organización requiere de una estructura y de personas autorizadas para la coordinación, el análisis y las concertaciones, vale la pena meditar en los siguientes aspectos para la legitimidad en el funcionamiento interno de los partidos:

A) Las estructuras deben concebirse para integrar y recoger la totalidad de la organización.
B) Los órganos estables y contingentes deben idearse para dar cavidad, negociar y conciliar a las distintas corrientes en su seno.
C) Los procedimientos deben combinar la autonomía con el control, de modo que claramente se conozca las atribuciones de cada representante, funcionario, vocero y dignatario.
D) La nominación a cargos internos y público debe ser democrática y con proyectos.
¿Será posible y benéfico erradicarlas ideologías, para poder convivir y prosperar? ¿Deberíamos profesar una sola creencia para no dividirnos? ¿En qué medios cree usted para expresar la voluntad popular?
Finalmente, la participación política es uno de los valores más preciados de la democracia en la medida que lo que legitima le esencia de un régimen democrático es, en última instancia, la posibilidad que tienen los ciudadanos de incidir en el curso de los acontecimientos político.

Germán Ricaurte Cossio

La cultura de la mendicidad

Triste sentir que se vive una cultura de pordioseros. Usted ya no oye decir: “me vende” Ahora es: “me regala una libra de...”.

Por esta época le llegan a su puerta desde el repartidor del periódico, el que recoge el aseo el que barre a pedir las navidades! y qué es esto.

¿Acaso los patronos no son los que están en la obligación de dar navidades y no el cliente?
Pedir ya no causa rubor sino lo han convertido obligatorio.  En mi caso como no le entregué al que barre sus navidades ya la escoba no pasa. Triste realidad.  ¡Vergonzosa costumbre!

Amparo Rueda Sierra


Nuestro alcalde y sus desaciertos

Elegimos un alcalde dinámico y emprendedor que nos iba a transformar a ciudad.
¡Y qué transformación!
Los trancones y el caos vehicular son el pan de cada día.
La malla vial en pésimas condiciones y los semáforos sincronizados en ‘ola roja’ son un constante dolor de cabeza.
La inseguridad y la mendicidad en aumento son la preocupación de todos.
Un gran logro fue el despeje del Pasaje del Comercio pasando los ambulantes a las calles y carreras adyacentes.
La prohibición de la pólvora sonó con bombos y platillos, pero aún más fuerte sonaron los voladores y cuetones en las noche de Navidad y año nuevo. .
Las familias humildes se divertían quemando sus frustraciones del año en un carrancio hecho con arte, dedicación y esfuerzo de grandes y chicos, pero este año también se les esfumó.
Mejor sería no haber votado para no sentir remordimiento de conciencia.

Cristóbal Villamizar


Obra abandonada

Me quiero referir a una hermosa obra que se instaló hace buenos años en el sector de Cañaveral.
Se trata del parque de Las Llaves, ubicado en la esquina de la carrera 24 con calle 35 de Altos de Cañavera
¿Para qué se hizo esa inversión si el parque está abandonado?
Es lo mismo que si se comprara un par de zapatos elegantes y porque se nos reventó un cordón  los dejemos inutilizados  de por vida.
¿Dónde está el entusiasmo oficial para que  las obras que se construyan presten el servicio para el que fueron construidas?

Ángel Miguel Neira Chinchilla

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad