No deje que su hijo sea indiferente | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-01-05 05:00:00

No deje que su hijo sea indiferente

Los medios de comunicación muestran cada día noticias relacionadas con muerte, pobreza, desastres naturales y violencia en diferentes lugares del país y del mundo, que reflejan el dolor y el sufrimiento de sus protagonistas.
No deje que su hijo sea indiferente

Sin embargo, no hay que ir muy lejos. El barrio en el que cada quien vive y las calles de la ciudad están atiborradas a diario de escenas deprimentes que dejan clara la realidad menos favorecida de algunos, mientras otros gozan de comodidades y privilegios.

La reacción de muchos es “pobrecito”, “en este país no hay gente con buen corazón”, “ojalá todo mejore”, pero las buenas intenciones se quedan en palabras, quizás porque cada quien piensa que lo malo sólo le sucede a los demás.

Una de las mayores preocupaciones de Ana Romero es ver cómo su hija de 10 años ha crecido como una niña caprichosa que pide cosas todo el tiempo y no entiende cuando le dicen que no hay dinero para lo que quiere. “¿Será que su comportamiento es el resultado de ser hija única?”, se pregunta Ana.

Esta madre de familia trata de sensibilizar a su pequeña, mostrándole la pobreza con la que viven otros niños de su misma edad, pero la menor no reacciona.
 
Profesionales y expertos en el tema señalan que la actitud de la hija de Ana, si no es corregida, puede ser el primer paso de una mujer que en el futuro no le importará la vida del otro sino la propia. Por eso es importante desde la infancia, inculcar un sentido solidario y siempre conciente de que hoy el dolor es de otros, pero mañana puede ser nuestro.

La clave es el ejemplo

La indiferencia hacia los problemas sociales por parte de los niños, depende de su estrato socioeconómico. Tienden a ser más indiferentes los que pertenecen del estrato cuatro en adelante. Los de estrato tres para abajo no lo son tanto, porque de alguna manera viven la pobreza y realidades fuertes desde los primeros años.

Esta es la visión de la psicóloga Ana Juliana Becerra, quien destaca que por lo general los niños aprenden a ser indiferentes porque lo ven en sus adultos, quienes tratan de ignorar lo negativo porque les resulta doloroso reconocer que esa situación trágica que les sucede a los demás en algún momento les puede tocar a ellos.
 
“A partir de los ocho años los niños comienzan a tener conciencia social. Es a partir de ese momento cuando papá y mamá pueden explicarles que otras personas viven situaciones más difíciles frente a las que debemos reaccionar”, afirma la psicóloga.

Por su parte Diana Zuleta Londoño, psicóloga clínica de niños y adolescentes, indica que además de que los padres deben explicarles a sus hijos la importancia de ser solidarios, deben darles ejemplo. Los niños aprenden más de lo que ven que de lo que les dicen.     Por ejemplo, que los hijos desde pequeños vean que sus progenitores comparten de lo que tienen con otras personas y les dan un buen trato a los que trabajan con ellos.

“Los hijos únicos tienen menos entrenamiento en compartir y en dar, porque no tienen con quién hacerlo, de esta manera corren el riesgo de volverse el centro de atención y crearles la sensación de que lo único que importa son ellos y nadie más. Se debe ser precavido para no correr ese riesgo”, dice Diana Zuleta.
La psicóloga Ana Juliana Becerra recomienda vincularlos a grupos sociales, como de ayuda a ancianos, a niños de las calles, víctimas de conflicto armado, por ejemplo.

A esta voz se suma la psicóloga clínica de niños y adolescentes, Diana Zuleta Londoño, quien considera que papá y mamá deben invitar a sus hijos a que destinen algo de ellos para regalárselo a otro niño como él pero que no goza de las mismas oportunidades. Lo ideal es que se desprendan de algo, de sus ahorros o de alguno de los regalos que han recibido.  

“Nunca referirse a los otros como ‘pobrecito’ y tampoco hacer sentir a los hijos culpables con frases ‘tú tienes de todo y ellos no tienen nada’ porque los menores no tienen la culpa de eso. Al contrario, es hacerles ver que es un niño privilegiado que nació en buenas condiciones y que no todos tuvieron esa oportunidad, por eso hay que ayudar a los demás”, concluye Diana Zuleta Londoño.

LISTA
Pautas de crianza que no favorecen

La psicóloga Ana Juliana Becerra considera que con el fin de evitar que los niños se formen con sentimientos de frialdad e indiferencia, los padres deben evitar decirles ciertas cosas, como:

1 “No se deje”.
2 “Si no es con usted no se meta”.
3 “Siempre tienes que ser el primero”.
4 “Sólo debes estar pendiente de tus cosas”.
5 “Si tienes la oportunidad de hacerlo, hazlo”.

LA VOZ DEL EXPERTO
Desde el hogar
maría emilssen acevedo / Psicóloga, especialista en familia y psicopedagoga

“Los padres de familia deben tener en cuenta que es muy difícil sensibilizar a los niños que viven bien acomodados, porque todo lo tienen y no tienen la necesidad de pedir porque de antemano son complacidos. Sin embargo, esto no sucede si son los mismos progenitores los que se encargan de dar ejemplo.
El primer paso que pueden dar papá y mamá es destinar un poco del tiempo de descanso para acercar a sus hijos con esas personas que afrontan alguna situación difícil. Tal es el caso de los ancianos y personas mutiladas.  

También, desde el hogar, motivar a los niños a que le hagan compañía a ese hermanito o primito que está enfermo, y visitar al que fue operado. O cuando un niño con hambre pase por su casa, le dé algo de su desayuno o comida.

En la cotidianidad del hogar la mamá le puede decir: ‘hijo alcánzame esto que se me cayó porque me duele el brazo’ o ‘dale la mano a la abuelita porque le cuesta trabajo caminar’. De esta manera el menor aprenderá que puede ayudar de alguna manera cuando alguien tiene una limitación”.

 

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad