Publicidad
Publicidad
S√°b Oct 1 2016
22ºC
Actualizado 10:14 am

Economía presidencial | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-07-23 05:00:00

Economía presidencial

El discurso del presidente Uribe ante el Congreso indica 3 cosas: que el gobierno est√° preocupado por el desempe√Īo econ√≥mico; se mantienen los fundamentos de la pol√≠tica fiscal y, para el pensamiento oficial, la tabla de salvaci√≥n de la econom√≠a y de las finanzas p√ļblicas en esta √©poca de complicaciones globales es ¬ďla confianza en Colombia¬Ē.
Economía presidencial

Es buena noticia que el Presidente est√©¬† atento al tema econ√≥mico, como lo evidencia el contenido ¬ďeconomista¬Ē de su intervenci√≥n en el Capitolio. Es claro que ¬ďla confianza en la confianza¬Ē lleva al Presidente a creer que las finanzas p√ļblicas, en sus reglas actuales, no ser√°n un factor de desorden macroecon√≥mico.

Dos asuntos caracterizan el actual manejo fiscal: El peso de grandes exenciones tributarias orientadas a estimular la inversión privada, el empleo y el ingreso. Y el énfasis en programas de asistencia social que consumen importantes recursos fiscales.

La estrategia tributaria de las exenciones es una versi√≥n colombiana de la malhadada curva de Laffer, que hizo estragos en E.U. en los 80 y comienzos de los 90. El gobierno ha dicho que estas exenciones (regalos sin justificaci√≥n √©tica y fiscal alguna, tal como est√°n concebidas), son ben√©ficas, incluso como ¬ďinversi√≥n p√ļblica¬Ē.

El debate sobre el impacto real de esta estrategia es marginal, confinado a una peque√Īa parte de la Academia. Pero ser√≠a una discusi√≥n importante para el manejo de la pol√≠tica p√ļblica.

Igualmente marginal es la discusi√≥n sobre los programas sociales que predominan en la gesti√≥n de la Presidencia. Como est√°n las cosas, nos enderezamos hacia un consenso imbatible. Pero √©ste deber√≠a ser un punto crucial del debate p√ļblico.

Uribe ha dicho, en materia de los riesgos de alzas de precios, que ¬ďes claro que nuestro pa√≠s no est√° en presencia de una inflaci√≥n monetaria. Sufrimos una inflaci√≥n mundial en combustibles y alimentos.¬Ē Es cierto. La implicaci√≥n es que el Presidente no quiere que las autoridades monetarias se asusten ante un fen√≥meno originado enteramente afuera. Pero el Banco de la Rep√ļblica no se va a quedar cruzado de brazos ante este hecho universal, que puede envolver el sistema de salarios y de precios de los bienes de la canasta familiar.¬†¬† ¬†

El dilema de la pol√≠tica monetaria se inclina a favor de una estrategia de altas tasas, en vista de que la pol√≠tica fiscal no ayuda: El gobierno ha anunciado una baja de 1.5 billones en el gasto de este a√Īo, lo que significa que el crecimiento de la deuda p√ļblica ser√° inferior en 700 mil millones de pesos en comparaci√≥n con lo programado. Poco, en opini√≥n de los expertos. Ante el susto de la inflaci√≥n de alimentos y de combustibles, y frente al talante fiscal, debemos esperar una pol√≠tica monetaria contraccionista.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad