Oasis | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Lun Dic 18 2017
27ºC
Actualizado 02:01 pm

Oasis | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-01-07 05:00:00

Oasis

Hace tiempos una persona joven fue a pasar unos d铆as de retiro espiritual bajo la gu铆a de un santo monje.
Oasis

Lo que m谩s quer铆a era dominar su mal car谩cter porque la rabia era a veces en su pecho como la erupci贸n de un volc谩n.
El buen monje le habl贸 del amor, de ese Dios que siempre nos acompa帽a y de la disciplina espiritual necesaria para crecer.
Un d铆a lo llam贸 a conversar y el joven se qued贸 perplejo al ver c贸mo el monje le gritaba a una estatua y la golpeaba en el rostro.
La ins贸lita escena se repiti贸 varias veces y el joven, sin salir de su asombro, pregunt贸:
- Maestro, lo que haces es inexplicable. 驴Qu茅 es lo que pretendes?
- Darte una ense帽anza, repuso el maestro sereno y sonriente.
Quiero que esta escena se grabe en tu mente para siempre. Si aprendes a sosegarte y a entender a los dem谩s, ser谩s como esta estatua cuando recibas serios agravios. Permanecer谩s impasible o te ir谩s en paz si te hacen da帽o. Eres t煤 quien tiene el poder, no los que te injurian.
Hab铆a una vez un zar que se fue de cacer铆a con su halc贸n predilecto y, pasadas las horas, sinti贸 una sed devoradora.
Galop贸 en su caballo buscando una fuente y finalmente, encontr贸 una vena de agua que goteaba entre dos rocas con lentitud.
El zar puso un vaso debajo de la gotera y esper贸 con paciencia a que el vaso se llenara.
Cuando se llen贸 y trat贸 de beber el halc贸n se agit贸 y, con un golpe de ala, derram贸 el precioso l铆quido.
De nuevo el zar esper贸 a que se llenara el recipiente y el halc贸n revolote贸 y reg贸 el agua fresca.
Bastante contrariado el soberano llen贸 el vaso por tercera vez pero al tratar de beber el halc贸n se lanz贸 encima y esparci贸 el agua alrededor.
Entonces el zar cegado por la c贸lera tom贸 al halc贸n, le apret贸 con fuerza el cuello y lo mat贸.
En ese momento lleg贸 otro cazador y le dijo que esa agua estaba envenenada.
El zar abraz贸 el cad谩ver del halc贸n que trat贸 de salvarlo guiado por su instinto y lament贸 el terrible efecto de su ira irreflexiva.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad