HAGASE OIR | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Mar Dic 12 2017
20ºC
Actualizado 10:22 pm

HAGASE OIR | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-01-08 05:00:00

HAGASE OIR

HAGASE OIR

Es el caso concreto de algunas firmas constructoras de edificios. Nada más ilusionante para el colombiano que tener su casa propia; como la mayoría de compradores no disponen del dinero necesario para la compra de contado, se acude a los halagadores programas que presentan las inmobiliarias, o algunos vendedores de inmuebles, o apartamentos nuevos.

El consabido contrato de promesa de compraventa señala unas cuotas para pagar en un año o más, mientras se levanta el edificio que la firma constructora ha hecho con préstamo hipotecario de vivienda y ahí viene la trampa, porque el préstamo que hace la entidad crediticia no lo emplea el constructor para terminar el edificio, sino para empezar otro edificio y facilitar a su provecho la pirámide de trampas.

Ocurre que cuando venden los apartamentos no los liberan de la hipoteca que los grava, no le avisan a la entidad crediticia que vendieron para no tener que entregar la prorrata del apartamento vendido, y finalmente no hacen escritura al comprador del apartamento porque no tienen el dinero que recibieron de este para cancelar la hipoteca, de manera que los dineros recibidos de los compradores y del banco bien pueden emplearlos en seguir construyendo la pirámide de trampas y estafas.

Gustavo Pinzón González

No a la reelección de alcaldes y gobernadores

 Parece que el presidente Álvaro Uribe Vélez quiere nuevamente impulsar el proyecto de la reelección inmediata de alcaldes y gobernadores (13 veces se ha hundido ente proyecto en el congreso) con el único propósito de utilizarlos como jefes de debates para su segunda reelección presidencial inmediata.

La reelección de alcaldes y gobernadores es una decisión inconveniente para la democracia del país, porque constitucionaliza la corrupción y la politiquería y profundiza los graves problemas que hay en muchos municipios y departamentos que han desnaturalizado la descentralización y la han llevado a producir efectos perversos como la corrupción y el nepotismo.

Muchos municipios y departamentos han caído en manos de camarillas y mafias criminales y la reelección inmediata va  a permitir que esas organizaciones se perpetúen en el poder.

Rafael Rodríguez González

Salario mínimo es injusto

Mientras el gobierno decretó en $497.000 mensuales el salario mínimo para este año,  salario que regirá para millones de colombianos, en su conjunto, el sistema financiero registró a Noviembre de 2008 ganancias por $8.6 billones, de los cuales solo $4.5 billones correspondieron a los establecimientos bancarios. Como puede apreciarse, existe un desfase significativo entre lo que gana un asalariado en este país y las cuantiosas ganancias obtenidas por la banca, quienes junto con la industria, el comercio,  y la construcción,  pagan salarios de hambre a sus  trabajadores.

Con este salario mínimo devengado deben subsistir los jefes de hogar para pagar alimentación, arriendo, salud, educación, vestido, servicios, transporte, y tomarse de vez en cuando sus “guaros”,  mientras los grandes monopolios financieros llámese banca, industria o comercio, explotan inmisericordemente a sus empleados, obteniendo millonarias utilidades que nunca son revertidas en favor de los que solo ofrecen su fuerza de trabajo como medio para subsistir.

Cesar Cardenas R.


¿Qué pasará?

Bucaramanga se nos fue a pique. Parodiando con respeto al inefable Klim, podría yo decir que “La colonia bumanguesa residente en Bucaramanga” extraña la otrora capital del buen vivir.

Decenas de pequeños problemas de seguridad, movilidad, recepción y tratamiento a desplazados, educación ciudadana, tratamiento de basuras, planeación urbana, pérdida de espacio público y calidad de vida, mediocridad en los servicios públicos, ausencia total de identidad cultural, ausencia absoluta de autoridad en las calles y un largo etcétera.

La mayoría de ellos de fácil solución se agigantaron en pocos años y se adueñaron de nuestra amada ciudad. Detrás de todo ello como principal culpable, apoltronada en su trono de García Rovira, está nuestra clase política. Esta, mediocre, ambiciosa, improvisadora, mal preparada académicamente y con un hambre de poder y de riqueza sin límite, llegó desde hace más de una década y sin importarle un comino nuestro deterioro continuó y parece que piensa quedarse. Lo estamos presenciando en vivo y en directo y no hemos hecho nada.

Los residentes de la capital de Santander nos la hemos jugado haciendo pruebas con delfines de vieja ralea, empresarios privados exitosos, jóvenes políticos de medio pelo.... en fin, no se puede negar que le hemos dado la oportunidad a varios especímenes. Pero la verdad es que ninguno da la talla, el palacio municipal necesita como jefe una persona a la que le quepa una ciudad en la cabeza. No una empresa, como han argumentado con ingenuidad exagerada los últimos dos burgomaestres, sino una ciudad, que en realidad es una gran cantidad de empresas reunidas en un sitio geográfico, con soluciones a largo plazo en su carpeta.

Por ahora me declaro víctima del desgobierno de mi ciudad.

John G. Rosales Núñez

 

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad