Cada mañana llega con su paisaje | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Vie Dic 15 2017
20ºC
Actualizado 06:07 pm

Cada mañana llega con su paisaje | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-01-10 05:00:00

Cada mañana llega con su paisaje

Asegura el avezado “pintor de los grandes verdes” –como también se le conoce– que la ausencia de luz le brinda la posibilidad de descubrir la verdadera estructura de las formas que hay frente a sí. –“Una buena pintura comienza con un excelente dibujo, y un excelente dibujo sólo es posible realizarse cuando se penetra en las formas.
Cada mañana llega con su paisaje

Es una norma que no es mía, sino que ha sido comprobada y reafirmada por los grandes pintores de la humanidad; de manera que lo único que hago es iniciar mi trabajo indagando por la estructura del paisaje en la presencia mínima de la luz. Cuando ella llegue en toda su plenitud, llegará con el color, y ese es el siguiente capítulo de la obra”.

Santander al óleo

Quienes tenemos la fortuna de conocer más familiarmente al maestro Zambrano Molina sabemos de su infinita sencillez, de su desprendimiento material y de su profundo compromiso con su oficio.

Pero también sabemos que como ser humano no ha sido ajeno a los juegos del corazón; un juego que hasta hace algo más de un año compartió con quien él llamaba “su amiga y compañera”, Amalia Trujillo, y con quien vivió sus grandes momentos de creación; incluso enferma, el mismo día de su deceso, ella insistió en acompañarlo a pintar en el mismo corazón del Chicamocha y allí, en medio del calor de septiembre, le expuso una sentencia que para el pintor ha sido una constante de su obra: “El paisaje debe captarse y beberse en el propio manantial donde nace”.

Por ello, una vez superado el periodo de duelo tras la desaparición de su esposa, el Maestro emprendió una maratónica tarea artística que hasta la fecha lo ha tenido concentrado en su oficio: recorrer buena parte del territorio santandereano para llevar a sus telas los más bellos paisajes y la esencia de la cultura urbana de nuestros pueblos.

“Este ha sido un trabajo que a la fecha representa el inventario de más de 200 obras que serán presentadas al comité curatorial encargado de la exposición ‘Santander al óleo’, que quiero presentar al público a partir del segundo semestre en el Centro Cultural del Oriente”, proyecto que se expondrá en un libro de gran formato y será lanzado antes de terminar el año.

Con este trabajo, Zambrano Molina cumple uno de sus grandes propósitos cuando decidió salir de Venezuela en donde gozaba de un especial reconocimiento para retornar al país de sus orígenes en búsqueda del paisaje que se fraguó en su niñez entre los verdes campos de su natal San Vicente de Chucurí.

“Siempre hubo en mí la necesidad de revivir esos gratos momentos de infancia entre las quebradas, los ríos y el impactante verde de las montañas de mi pueblo, y esa semilla no pude alejarla de mi mente, hasta cuando retorné y me encontré de nuevo frente a un paisaje bello que no he podido dejar de pintar”.

La luz se hace color

Los trazos del dibujo están terminados, una pausa para disfrutar de un café caliente, una pequeña caminata por los senderos del parque, y de nuevo al oficio: tomar la paleta y extraer las precisas cantidades de óleo que, en manos del maestro, pasarán por el tamiz de observación directa, tanto del paisaje como de la sensibilidad de su espíritu, y, a manera de lenitivo de sus recuerdos, se traducirán en una obra llena de magia, movimiento y color.

“Una pequeña mancha de rojo bermellón, rescatada entre el agolpamiento cromático de sienas, azules y verdes, se va a convertir –como usted lo puede apreciar– en ese racimo de platanillo que cuelga allá entre los bambúes, y este blanco entre los ocres y la tierra de sombra natural usted lo podrá apreciar como el toque de luz que se cuela allá a lo lejos.

Todo es cuestión de entender la naturaleza de la luz y traducirlo en una mezcla de colores”, asegura el maestro sin dejar un solo instante de desplazar su pincel a lo largo y ancho de la tela, sabiendo que cada trazo es un soplo de inspiración y de talento que solo muy pocos privilegiados logran convertir en una obra de arte.

 

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad