Winnie the Pooh regresa m√°s de 80 a√Īos despu√©s de su primera aventura | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2009-01-10 15:52:46

Winnie the Pooh regresa m√°s de 80 a√Īos despu√©s de su primera aventura

El osito de peluche Winnie-the-Pooh, protagonista de varios libros del brit√°nico A.A Milne, regresar√° a la literatura m√°s de 80 a√Īos despu√©s de su primera aventura, con la publicaci√≥n de un nuevo libro.
Winnie the Pooh regresa m√°s de 80 a√Īos despu√©s de su primera aventura

El escritor y dramaturgo ingl√©s David Benedictus, experto en el personaje tras varios trabajos de adaptaci√≥n teatral y radiof√≥nica, es el autor de esta secuela autorizada, que, seg√ļn asegura, se mantendr√° fiel al esp√≠ritu de los originales.

"Return to the Hundred Acre Wood" ("Retorno al bosque de los cien acres"), ilustrada por Mark Burgess y editada por Egmont Publishing, se publicará el 5 de octubre simultáneamente en el Reino Unido y Estados Unidos, país donde el personaje es también muy conocido gracias a las adaptaciones cinematográficas de Walt Disney.

Winnie-the-pooh, conocido en espa√Īol como Winny de Puh, es un regordete y tontorr√≥n osito de peluche que comparte aventuras en el bosque de los Cien Acres con el peque√Īo Christopher Robin -llamado como el hijo del autor- y otros personajes, como Tigger, √ćgor o Piglet.

Alan Alexander Milne (1882-1956) escribió dos libros de aventuras sobre el osito y sus amigos, además de mencionarlo en otros trabajos de poesía.

"Winnie-the-Pooh", de 1926, y "The House at Pooh Corner", de 1928, basados en los juegos del verdadero Christopher Robin y sus animales de peluche -que a√ļn se conservan en un museo neoyorquino-, se han convertido en verdaderos cl√°sicos de la literatura infantil, as√≠ como las entra√Īables ilustraciones de E.H Shepard.

Benedictus escribió su manuscrito, que ya ha sido aprobado por los guardianes del legado de Milne, a partir de su familiaridad con el personaje, adquirida a través de haber hecho adaptaciones de sus aventuras en audio para CD y también para televisión y radio.

"Es un honor que mi secuela de las historias originales haya sido aprobada por los fideicomisarios de Pooh", ha declarado el escritor, que espera, sobre todo, que el nuevo libro "complemente y mantenga la idea de Milne de que, pase lo que pase, un ni√Īo y su osito siempre estar√°n jugando".

Un portavoz de los protectores del legado de Pooh, Michael Brown, confes√≥ que llevaban a√Īos esperando a poder publicar alg√ļn d√≠a un libro sobre el osito que hiciera justicia a los de A.A Milne.

"Los libros originales fueron una de las mayores celebraciones de la infancia, pero creemos que David Benedictus y Mark Burgess han capturado su espíritu y calidad", afirmó.

Los libros de Winnie-the-Pooh, que han sido traducidos a 50 idiomas, se inspiran en algunos hechos reales.

A.A Milne basó su principal personaje en el osito de peluche de su hijo, que fue bautizado con ese nombre en honor a otro oso, en este caso de verdad, que estaba en el zoo de Londres y cuyo nombre era Winnipeg.

Winnipeg, un cachorro de hembra negra, llegó al Reino Unido a manos de un militar que se la compró el 24 de agosto de 1914 a un trampero en el pueblo canadiense de White River cuando pasaba por allí con su brigada de camino al frente en Europa.

El teniente veterinario H Colebourn (1887-1947), de origen británico, dio a la osa el nombre de su ciudad adoptiva en Canadá, Winnipeg, y ésta pronto se convirtió en la mascota de la brigada 34ª Fort Garry Horse.

A su paso por Inglaterra, Colebourn decidió dejarla, para que la cuidaran los expertos, en el zoo capitalino, donde el animal se convirtió en estrella.

A los cinco a√Īos, Christopher Robin Milne fue al zoo con unos vecinos y qued√≥ fascinado con la peque√Īa Winnie, a la que visit√≥ en varias ocasiones incluso dentro de la jaula, lo que inspir√≥ a su padre a escribir un primer poema.

El resto de los personajes que aparecen en los libros de Milne están también inspirados en peluches de su hijo -quien, tristemente, acabó resintiendo la fama que se le impuso- o en los animales que se encontraban en el bosque inglés de Ashdown, donde vivía la familia, que a su vez inspiró el de los Cien Acres.

Pese a todas las similitudes con la realidad, hay una diferencia notable entre la osita Winnie del zoo londinense, que murió en 1934, y su alter ego literario: al parecer, mientras que a Pooh le entusiasma la miel, a Winnipeg la perdía la leche condensada.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad